Compartir

Desde hace unas cuantas semanas, están disponibles ya las primeras muestras de producción final de una nueva película, la “JCH Street Pan 400”, una emulsión negativa en blanco y negro fruto del empeño de Bellamy Hunt, de Japan Camera Hunter (JCH) en disponer de un producto propio, no de un simple “rebranded”. Tan pronto estuvieron listos los primeros rollos, adquirimos una cantidad de ellos, pequeña, pero suficiente como para poder realizar una prueba y mostrar unos resultados fiables. De hecho, hemos confiado unos rollos de película a dos fotógrafos distintos, a efectos de poder obtener un “feedback” más rico.

La JCH Street Pan 400 –película negativa en blanco y negro– está concebida como un soporte ideal para toda clase de tomas, con énfasis en reportaje. © Valentín Sama / Albedo Media
La JCH Street Pan 400 –película negativa en blanco y negro– está concebida como un soporte ideal para toda clase de tomas, con énfasis en reportaje. © Valentín Sama / Albedo Media

Antecedentes

En nuestro primer artículo acerca de la JCH Street Pan 400 cuya lectura previa recomendamos, ya nos extendimos sobre las características de esta emulsión, pero no vendrá mal hacer un breve resumen. Fabricada en Bélgica, por Gevaert, estamos ante una emulsión concebida originalmente para usos de vigilancia / policiales, y ha sido “recuperada” ahora por JCH para uso “civil”. (1)

Espectro electromagnético y parte visible del mismo al sistema de visión humano
Espectro electromagnético y parte visible del mismo al sistema de visión humano. La película JCH StreetPan 400 “se mete” un poco en el infrarrojo © CC

Su sensibilización es de tipo pancromático pero extendida de los 400-700 nm normales del espectro visible, hasta los 750 nm, lo que sería el infrarrojo cercano. Por tanto, la JCH Street Pan 400 no solo “vería” dentro del espectro visible sino algo más “allá”, lo que puede representar una ventaja en ciertas situaciones de toma bajo fuentes de luz con una mayor emisión en el rojo y el infrarrojo. Pero esa particularidad no debe “cegarnos” en absoluto, y podemos usar la JCH Street Pan 400 bajo toda clase de condiciones, como una película normal, para fotografía general en blanco y negro. Lo que hemos hecho nosotros para esta primera prueba, es pedir a los fotógrafos que la empleasen justamente de esa manera totalmente libre.

La base de poliéster

La base de la JCH Street Pan 400 es de poliéster. Esto supone importantes ventajas y también algún “contrapelo” que debe tenerse en cuenta. Empezando por lo segundo, el poliéster tiende a hacer lo que se viene en llamar “light piping”, que no es otra cosa que el hecho de conducir la luz, y ello longitudinalmente, en este caso a lo largo de la película.

JCH_STP_12
En este caso, confesamos nuestra doble mala praxis al cargar la cámara bajo sol directo y comenzar a fotografiar sin avanzar lo suficiente la película: nunca con películas con base de poliéster no teñido. © Albedo Media

Como puede apreciarse en la tira de más arriba, se empezaron a realizar tomas erróneamente antes de “pasar” la película al primer fotograma válido. Como además, “se olvidó” que la base era de poliéster, no se tomaron las precauciones adecuadas de evitar la incidencia directa del sol al cargar la película en la cámara. Se trata de un fenómeno común a todas las películas con base de poliéster que no incorpore colorante en la misma –no exclusivo de la JCH Street Pan 400– y ello supone que si cargamos el chasis de película de 35 mm bajo una luz intensa, la propia base de la película conduce un poco hacia dentro la luz y tiende a velar ligeramente una porción del principio de la misma.

Para minimizar este fenómeno, algunos fabricantes lo que hacen es incorporar un poco de colorante gris a la base de poliéster, con lo que, si bien transversalmente el aumento de densidad es mínimo y por tanto no entorpece en gran manera a la ampliación de los negativos, longitudinalmente enseguida “suma”, reduciendo el riesgo de “light piping”. El efecto es similar al de ver un gran vidrio de ventana de canto o de frente, por ejemplo, cuando lo van a montar, al descargarlo del transporte: el verde es intenso de una forma, e inapreciable de la otra.

Pero esa coloración gris añadida a una base de poliéster sí que estorba, y mucho, si pensamos procesar la película por inversión –para diapositivas o cine de 16 mm u 8 mm– y por eso otros fabricantes son reticentes a teñir las bases de poliéster de sus películas. Este es el caso de la JCH Street Pan 400 y debemos tener mucho cuidado al cargarla, pues además de lo citado respecto a la base… es sensible al infrarrojo cercano, ¿recordáis?

El "packaging" de la JCH Street Pan 400 es de lo más atractivo y de una calidad soberbia. © Valentín Sama / Albedo Media.
El “packaging” de la JCH Street Pan 400 es de lo más atractivo y de una calidad soberbia. © Valentín Sama / Albedo Media.

En nuestra experiencia con la JCH Street Pan 400, la base de poliéster tiene una ventaja adicional: debido –a parecer– a un tratamiento especial del dorso, la planeidad es perfecta y a la hora de cargar los negativos en un portanegativos y escanearlos, los problemas han sido absolutamente cero. El grosor nominal es de 0,10 mm si bien ha arrojado 0,12 mm en nuestros dispositivos de medición. La película viene marcada nítidamente en un borde con “JCH PAN 400” y la numeración correspondiente en el opuesto, lo que demuestra que en efecto se trata de un producto elaborado específicamente para Bellamy Hunt, de Japan Camera Hunter.

Nuestros reveladores de base

¿Hay algún revelador para películas que no hayamos probado en los aproximadamente 60 años que “llevamos” en el “oficio”? Seguro que más de uno… pero no muchos. Y para nuestras pruebas de películas –salvo que de lo que realmente se trate, es de probar una combinación concreta revelador/película– hace tiempo que hemos protocolizado dos: el Rodinal (2) y el HC-110. Podríamos discutir durante 8 horas al día durante aproximadamente una semana con amantes y detractores de estos “caldos”, así como con los que favorecen otros –sí, sabemos acerca del D-76, del XTOL, de los de dos baños, del D-23, de los de ácido pirogálico, etc.– pero sin entrar en grandes disquisiciones vamos a ofrecer unas –muy pocas– de nuestras muchas razones:

  • Ambas fórmulas son muy estables
  • Ofrecen resultados muy repetibles
  • Altamente concentrados permiten trabajar a diluciones muy distintas
  • Se conservan muy bien
  • Económicos para el usuario particular
Un frasco de revelador Kodak HC-110 junto a uno de Agfa Rodinal, de mucho menor tamaño.
Dos de nuestros reveladores de referencia para películas negativas en blanco y negro. El Kodak HC-110 es de la más reciente “hornada”, al tiempo que el Agfa Rodinal, figura a título testimonial, pues si bien ya no se comercializa como tal, sí que se ofrece por parte de otros fabricantes bajo otros nombres, tales como R09 One Shot o ADOX Adonal. © Valentín Sama / Albedo Media

El Rodinal es una fórmula que no es “de grano” fino; no incluye casi solventes (3) en su fórmula a las diluciones de uso y respeta al máximo las características de granularidad de cada emulsión. Esto es, resulta poco “influyente” sobre la emulsión y permite analizar mejor sus características de acutancia y estructura de grano.

Por su parte, el HC-110 de Kodak es un producto “moderno” –aunque presente el mercado desde hace décadas– de fórmula compleja no asequible para ser replicada por un usuario. Ofrece características de grano fino –pero no ultrafino– y es altamente compatible con un enorme espectro –por no decir absoluto– de emulsiones, merced también a las distintas diluciones a las que puede emplearse.

Resultados con Rodinal y HC-110

Para el revelado de la JCH Street Pan 400 hemos empleado los tiempos preconizados (4) por el fabricante: 22 minutos para el Rodinal diluido a 1:50 y 5 minutos para el HC-110 en la dilución B (1:31). La secuencia de agitación ha sido la que aplicamos por defecto: una vez por minuto para los tiempos superiores a 10 minutos y una vez cada medio minuto para los inferiores. El revelado se ha realizado también –como es nuestra norma para los formatos Minox, 110, 135 (35 mm), 127 y 120/220 en tanques y espirales de acero inoxidable.

La tabla de tiempos de revelado oficial para la JCH Street Pan 400
La tabla de tiempos de revelado oficial para la JCH Street Pan 400. Con el tiempo, se irá ampliando y modulando, según el “feedback” aportado por los usuarios. © Japan Camera Hunter

Con el Rodinal, los resultados se han aproximado mucho a lo esperado para este revelador: negativos brillantes, de contraste vivo, con nada de velo apreciable, buena acutancia y grano no exagerado, bien definido, bien dibujado. Buen detalle en luces y sombras exponiendo a IE 250 / IE 320, con detalle justo pero adecuado en las sombras exponiendo a 400 ISO.

Con el HC-110 ha habido sorpresa: para una película de 400 ISO nominal, el grano es muy fino, mucho más de lo esperado, con una dulce escala tonal, sin luces empastadas y con buen detalle en las sombras, sobre todo exponiendo a IE 250 / 320. Salvo que deseásemos enfatizar el grano, la combinación de la JCH Street Pan 400 con el HC-110 sería nuestra primera opción. Quedan por explorar, con una segunda remesa de película, otras diluciones de este revelador (que van de la “A” a la “H”…).

Muestras

Para poder mostrar imágenes de los negativos en el medio online, se hace necesario escanearlos. Si bien se procura mantener el mayor grado de fidelidad al original, no deja de ser una interpretación. Haciendo clic sobre las imágenes se accede al escaneo original, pero… ¡atención, se trata de archivos bastante pesados!

JCH_STP_06
JCH Street Pan 400 – IE 250 – Rodinal 1:50 – 22 m a 20º – OM-Zuiko Auto-Fisheye 16 mm f/3,5 con filtro rojo en torreta, al amanecer © Valentín Sama
JCH_STP_08
JCH Street Pan 400 – Rodinal 1:50 – 22 m a 20º – OM-Zuiko 50 mm f/1,8 © Fernando Marcos
JCH_STP_14
JCH Street Pan 400 – HC-110 B – 5 m a 20º – OM-Zuiko 50 mm f/1,4 © Valentín Sama
JCH_STP_03
JCH Street Pan 400 – HC-110 B – 5 m a 20º – OM-Zuiko Auto-Macro 90 mm f/2 © Valentín Sama
JCH_STP_04
JCH Street Pan 400 – HC-110 B – 5 m a 20º – OM-Zuiko Auto-Macro 90 mm f/2 © Valentín Sama
JCH_STP_05
JCH Street Pan 400 – HC-110 B – 5 m a 20º – OM-Zuiko 400 mm f/6,3 con teleconvertidor Olympus 2 x (trípode y cierre de espejo) © Valentín Sama
JCH_STP_10
JCH Street Pan 400 – IE 250 – Rodinal 1:50 – 22 m a 20º – OM-Zuiko 35 mm f/2,8 © Fernando Marcos
JCH_STP_11
JCH Street Pan 400 – Rodinal 1:50 – 22 m a 20º – OM-Zuiko 50 mm f/1,8 © Fernando Marcos
JCH_STP_09
JCH Street Pan 400 – Rodinal 1:50 – 22 m a 20º – OM-Zuiko 50 mm f/1,8 © Fernando Marcos
JCH_STP_07
JCH Street Pan 400 – IE 250 – Rodinal 1:50 – 22 m a 20º – OM-Zuiko Auto-Fisheye 16 mm f/3,5 con filtro rojo en torreta, al amanecer © Valentín Sama

Sensibilidad ISO nominal y efectiva

Terreno pantanoso el de la sensibilidad de una película: entre la nominal –la que figura en el embalaje– la real o efectiva y la que podemos “sacar” según el tratamiento de revelado, IE o índice de exposición aplicable (3), en ocasiones hay una gran diferencia. Si a ello le sumamos tolerancias de los sistemas de medición, de obturación e incluso de abertura real de diafragma… podemos encontrar diferencias importantes en el valor de sensibilidad que “le funciona” a cada uno. No obstante, una larga experiencia en “la materia” y el hecho de seguir protocolos de procesado que algunos calificarían como “quirúrgicos” y otros menos amables como “ridículamente paranoicos” nos permiten llegar a conclusiones que estimamos como razonablemente precisas.

Conclusiones

Del mismo modo que para las muestras, para nuestras conclusiones hemos querido aportar los puntos de vista de ambos fotógrafos, con el objetivo de ofrecer un mayor “feedback”.

“Sobre la sensibilidad efectiva he podido apreciar, aunque difícil en las tomas con tanto contraste, que se comporta muy bien a 400 ISO, no veo diferencia significativa a IE 320 y a IE 250. Como sabemos es muy difícil de “constatar” con tanta diferencia lumínica. En mi opinión cuando uno realiza fotografía callejera –lo que ahora llaman “street photography”, que viene siendo lo mismo– suele buscar una película con carácter, con un contraste algo elevado que le dé personalidad y fuerza a la imagen. La Street Pan 400 de JCH cumple con creces esas expectativas. Con una estética cercana a las mejores películas clásicas; buena gama de grises pero sin excesos, negros profundos y blancos limpios sin olvidar una granulosidad definida y certera.

Como siempre, cuando hablamos de blanco y negro clásico o foto-químico es una pena que –en los medios online– no podamos apreciar entre nuestras manos una buena copia positivada en un buen papel baritado, quizá con un poquito de virado al selenio, ¡qué lujo!”

Fernando Marcos

“En mi opinión, con un revelado estándar, mi IE personalizado para la JCH Street Pan 400 está más próximo a IE 250 / IE 320, que a ISO 400. Ello no quita que esta película pueda exponerse a su sensibilidad nominal de 400 ISO, o a valores de IE 800 o IE 1600 con revelado forzado, pero mi impresión absolutamente personal –basada en el número de emulsión empleado para la prueba–  es que conseguiréis negativos más ricos, con un poco más de “sustancia” en las sombras a IE 250 / IE 320. Ahora bien, dado el buen talante que he apreciado en la JCH Street Pan 400, pienso que nos queda todo un mundo por explorar para forzados y subforzados con esta peculiar e interesante emulsión.

En lo que respecta a la base de poliéster, mi práctica personal habitual con las películas que emplean ese soporte, es no “racanear” y al cargarlas avanzar en blanco un fotograma o dos más de lo recomendado. Una vez superado este escollo, la base de la JCH Street Pan 400 me ha parecido una maravilla. Su transparencia total hace que se aprecien mejor los valores de cada fotograma y ello para mi particularmente es muy importante, ya que por sistema no hago contactos y elijo los fotogramas a ampliar directamente, lupa en mano. Un día os hablaré de este tema, que puede resultar polémico… no hacer contactos jamás… ¡dónde se habrá visto!

¿Incluiría a la JCH Street Pan 400 en mi panoplia de películas en B/N de 400 ISO? Absolutamente sí.”

Valentín Sama

La red de comercialización de la JCH Street Pan 400 es todavía incipiente, pero la película puede adquirirse directamente en el sitio web de Japan Camera Hunter y en algunos puntos fuera de España.


(1) Esta película podría estar emparentada tecnológicamente con la Rollei Superpan 200, que exhibe algunas características comunes.

(2) El Rodinal (de Agfa) ya no se fabrica –por cuestiones de marcas registradas– bajo ese nombre, pero nosotros, como tantos otros, nos seguiremos refiriendo como tal a los productos actuales, tales como el ADOX Adonal o el R09 One Shot (el que hemos empleado)

(3) Las fórmulas de reveladores más habituales, utilizan una cantidad relativamente alta de sulfito sódico (hasta 100 g/litro), por un lado como antioxidante, pero por otro como solvente parcial de los granos de haluro de plata, lo que ofrece “grano fimo”, o dicho de otra forma… más difuminado.

(4) Tal como ha advertido inmediatamente Japan Camera Hunter, las instrucciones del interior del embalaje de la primera tanda de la JCH Street Pan 400 adolecen de una errata en lo que respecta al tiempo de revelado para el HC-110. El tiempo correcto es el que figura en la tabla que mostramos más arriba.

3 Comentarios

  1. Estupendo artículo para los que todavía mantenemos algo parecido a un “laboratorio”. Debo ser un impaciente, pero los 22 minutos con el R09 se me harán un poco largos, empezaré con el HC-110. Respecto a la buena planeidad de esta película me parece importante que la tenga, mi experiencia con la TMAX es muy negativa, los negativos siempre se “abarquillan” y empeoran el resultado al escanear.
    Por último, bonita foto la de la moto cubierta por la lona blanca y el coche negro ¿?
    Muchas gracias D. Valentín.

    • Si que se hace un poco largo ese tiempo. Además, si se quiere ser riguroso, al ser un tiempo tan largo hay que mantener el tanque en baño de agua a temperatura constante de 20º: de lo contrario, al acabar podrías comprobar que llevabas varios minutos revelando a 24º. Y nos gusta tomarnos estas pruebas muy en serio. Y sí, el coche era negro y la funda de la moto ligeramente plateada. Jugaba a mi ventaja que el coche estaba muy limpio. Aunque no tenía muy a mano esas ópticas, corrí a por ellas y lo monté todo lo más rápido posible en el trípode. Tirar a mano con el equivalente a un 800 mm y el también equivalente a un f/16-11 por el multiplicador 2X era un poco arriesgado… Gracias por seguirnos.

  2. Qué disfrute he sentido al poder leer palabras tan llenas de significado con una terminología que hacia tiempo que no las relacionaba con lo que todos días estoy haciendo “FOTOGRAFÍAS” Estupendos resultados y comentarios de los sabios Valentin Sama y Fernando Marcos. Muchísimas gracias por deleitarnos con todos vuestros conocimientos.

Dejar una respuesta