Olympus_Nav_2014_2
Miércoles, 22 de Agosto de 2012 06:32 Raphaël Terris

Nikon Coolpix S800c y Android

  • E-mail
  • Imprimir
  • PDF

Dentro de poco ya no recordaremos que no hace tanto tiempo los teléfonos móviles no venían con tiendas de aplicaciones que nos permiten hacer de estos pequeños ordenadores. Por aquel entonces, los teléfonos disponían de sistemas propios, se centraban en poder llamar y apenas existían las aplicaciones tal y como hoy las entendemos.

Pero luego llegaron lo que mucha gente denominó smartphone, teléfonos con sistemas operativos completos que permitían instalar todo tipo de aplicaciones, que junto con la explosión de las conexiones de datos, hicieron de los teléfonos mini-ordenadores indispensables en nuestra vida cotidiana.


La nueva Coolpix S800c, incorpora –además del sistema operativo Android 2.3– un zoom equivalente a un 25-250 mm, sensor BSI de 16 megapíxeles, Google Play, procesador EXPEED C2, GPS, conectividad Wi-Fi y monitor táctil OLED de 3,5 pulgadas. Se anuncia un precio de 399 € y disponibilidad para finales de septiembre... tras la Photokina. La S800C es la segunda cámara con Android, tras la Polaroid SC1630.


Era una cuestión de tiempo que este paso se diera también en las cámaras fotográficas. Es, de hecho, un paso lógico, pues permite integrarse perfectamente con el estilo de vida “móvil digital” que prima en nuestros días, en las que compartimos nuestras experiencias (léase fotos) al instante mediante todo tipo de redes sociales. ¿Cuáles son entonces las consecuencias de la integración de sistemas operativos en las cámaras fotográficas, en este caso Android?

Antes de responder, creemos necesario definir, al menos un poco por encima, en qué consiste un sistema operativo. Se trata de un programa que controla un dispositivo en concreto, los más conocidos son los sistemas operativos de ordenadores (Microsoft Windows, Mac OS X, Linux,...). Estos programas controlan la funcionalidad básica de los dispositivos, y permiten servir de plataforma para la instalación de nuevas funcionalidades mediante aplicaciones, ya sean del propio fabricante del sistema operativo o de terceros. Los sistemas operativos para móviles (Android, iOS, Windows Phone, ...) suelen ser versiones “aligeradas” de sus equivalentes para ordenadores, que permiten también instalar todo tipo de aplicaciones, aunque con más limitaciones.



Una de las implicaciones más evidentes es la integración de las cámaras fotográficas dentro de la red social, pues permite el uso de aplicaciones de terceros ya existentes en dispositivos como los smartphones. De algún modo, se “estandariza” la forma que tenemos de acceder a ella, al utilizar un sistema utilizado actualmente por millones de personas. En otras palabras, permite a los usuarios sentirse “como en casa”, pese a encontrarse con un dispositivo completamente nuevo.

Por otro lado, la incorporación de un sistema como Android permite separar de una forma más clara el hardware del software, es decir, los componentes físicos que forman la cámara del programa que la controla. De este modo, el fabricante puede dedicarse prácticamente en exclusiva a la fabricación de la cámara en sí (*), y dejar a un tercero (en este caso a Google, responsable de Android) el diseño de los programas y aplicaciones, con todo lo que ello conlleva.

Si los demás fabricantes siguen la tendencia, en breve nos encontraremos con que todas la cámaras lleven prácticamente un mismo sistema, lo que redunda directamente en una facilidad de uso para los usuarios finales. Si añadimos a todo esto la incorporación de tecnologías inalámbricas como el WiFi, podremos entonces compartir nuestras fotografías directamente desde la cámara a través de las distintas aplicaciones disponibles. Al igual que pasó con los smartphones, podremos, cada vez más, prescindir de nuestros ordenadores y realizar la gran mayoría de las tareas desde la propia cámara fotográfica.





(*) No hay que olvidarse también del diseño del firmware, que es la parte lógica que control el hardware, pero que permanece invisible al usuario final, que solo tiene interacción con el software, que realmente es la parte visible. 




 
Nuart-Digital
MovolColor

nuestros vídeos