Jueves, 01 de Agosto de 2013 08:00 Valentin Sama

Panasonic Lumix GX7 – Breve toma de contacto

  • E-mail
  • Imprimir
  • PDF

Durante la presentación previa, de la Panasonic Lumix GX7, hemos podido tener una breve toma de contacto con unidades de preserie de la cámara, tanto en versión negra como en cromada.

Igualmente, hemos podido observar ampliaciones comparativas en DIN A3+ a partir de archivos originales de otras cámaras de alta gama en “double frame” (DF), APS-C y otros formatos, cuyas marcas y modelos no se citan –por discreción– a petición de los responsables de Panasonic, Mr. Uematsu, Mónica Puértolas, Tamar Z. Stern, y Txomin Julen de Larramendia.




Siempre es un placer contar con Mr.Uematsu en una presentación personal, nunca rehuye una pregunta © Albedo Media, S.L.


La sensación de la cámara en mano es de gran robustez, de mucho equilibrio, aunque esa sensación, por cuestiones sicológicas, parece mayor en la versión negra que en la “plata”.
Tamar Z. Stern –germana– viene de familia de fotógrafos y no solo conoce la marca Exakta (una buena carta de presentación) sino que se la ve muy puesta en Leica, hasta el punto de que se ha traído un bonito Summicron-M 35 mm f/2 (Leica Canadá) montado sobre un adaptador Novoflex, a fin de poder probarlo sobre la GX7 (no "tomar" fotos para llevarse... todavía).



La Lumix GX7 con el objetivo Leica Summicron-M 35 mm f/2, acoplado mediante un adaptador Novoflex © Albedo Media, S.L.


Buena ocasión para poner a prueba el visor electrónico, en una sala con una iluminación muy baja, y en primera instancia, la experiencia es muy satisfactoria, el mejor visor de su categoría que hemos probado hasta la fecha.
De hecho, la calidad es tan buena que pudimos enfocar con precisión, a mano, en el bajo nivel de luz comentado, con el Summicron-M citado sin necesidad de ayuda de aumento ni de “focus peaking”.
El focus peaking "marca bien", apoyado por la elección de color, pero al igual que ocurre con otros modelos y marcas de cámara, pensamos que no es una "solución mágica" y que requiere casi tanta habilidad como un telémetro de coincidencia y casi más capacida de interpretación.



A priori, nos preocupaba un tanto la robustez de ese sistema basculante, y podemos adelantar que la sensación es óptima, sin juegos excesivos en absoluto y con muy buen tacto de operación en el basculamiento: el tiempo y el uso tendrán la palabra final.



Obsérvese la "implacable y perfecta rudeza" del tallado en diamante del dial de modos... ciertamente diamantina


Los mandos son de alto nivel, tanto por el numero, y disposición como por el tacto. Si acaso, el del dial de modos PASM nos ha parecido casi un poco agresivo para el pulpejo de lo bien mecanizado que está y cuando decimos “agresivo” no es un sentido negativo... hay que probarlo y opinar.



© Albedo Media, S.L.


En cuanto a los resultados impresos antes comentados, los responsables de las firmas los suelen mostrar –con razón– con orgullo, pues nos consta que las pruebas las realizan con honradez y precisión técnica máxima. En el caso de que sean comparativas con otras marcas, la cortesía oriental es clave y por tanto lo que se nos muestra es “FYEO” (esto es, como para los espías: For Your Eyes Only).

Lo que hemos podido observar en esas muestras es una calidad de imagen equivalente a la de cámaras de alta gama en double frame, y en algunos casos resultados mejores en los bordes de la imagen, con menos aberraciones cromáticas. No nos pilla de sorpresa, pues estamos convencidos de que a nivel óptico se puede conseguir mejor calidad de imagen con objetivos diseñados para sensores MFT y APS-C que para DF. Pero ya sabemos que es difícil apartar a la gente de la seducción de los grandes caballos.
Si acaso, con la GX7, sombras menos empastadas, más abiertas, si bien es cierto que pequeñas variaciones de exposición podrían estar detrás del efecto.



Tamar Z. Stern, Technical Product Manager Lumix, Digital Imaging – DSC Europe, sostiene en sus manos la GX7 en plata con el 20 mm f/1,7 en nueva versión. © Albedo Media, S.L.


Nos gustaron especialmente, los positivos mostrados a partir de los modos de blanco y negro. El normal, con muy buena calidad y amplia gama de tonos, y el que llaman “rough” (nombre provisional), muy atractivo, distinto del de “blanco y negro antiguo” de Olympus, con gama tonal más amplia y un “grano” entre el Tri-X y el Delta IE 3.200. El tercero, más suave, recuerda un poco la estética del Techical Pan... ¡Muy bien Panny!
Siguiendo con modos que afectan a la estética de la imagen, nos han gustado los resultados vistos en las muestras, acerca del modo de ajuste separado de luces y sombras antes de la toma.
No es nuevo –ya la OM-D lo incorporó– pero desde luego los resultados obtenidos nos han parecido brillantes.



Ahora se dispone de un acceso directo la "obturación" electrónica, por botón customizable o por Quick Menu: un gran avance


Al igual que modelos anteriores Lumix G, como por ejemplo la G5, la GX7 incorpora el interesante modo de obturación electrónica. En ese modo, sin tratarse todavía de un “Global Shutter”, –Mr. Uematseu se apresuró a aclarlo– la exposición se hace sin movimiento de las laminillas del obturador –que permanece abierto– a través de la lectura del sensor Y decimos “exposición” pues en ese modo ya no se puede hablar de “obturación”.

Pues bien, hemos probado el acceso directo a ese modo enteramente silencioso en la GX7 y es representa una enorme mejora: ya no hay que llegar hasta el a través de prolijos menús en los que ir cancelando avisos y sonidos.
Pudimos comprobar además, in situ, cámara en mano, pues no figuraba el dato en la información técnica, que en ese modo particular –que permite disparar a 40 f.p.s. se dispone también del nuevo tiempo de obturación de 1/8.000 de segundo.


Puede observarse el gran diámetro del aro que rodea a la montura propiamente dicha...

El gran diámetro del acoplamiento para los objetivos, pudimos comprobar que no es casual: por un lado, tal como pudimos comprobar, permite encajar y manejar mejor los adaptadores para los objetivos clásicos, pero llegamos a la conclusión –miradas y silencios– de que el cuerpo de la GX7 está pensado para soportar de la forma mas estética y equilibrada posible los objetivos más avanzados de la firma y entre ellos está el nuevo... ¡Leica DG NOCTICRON 42,5 mm f/1,2!

Con estas muy buenas impresiones tras la toma de contacto con unidades de preserie, por el momento esperamos dos cosas: que en España, en contra de lo previsto inicialmente se comercialice la versión en negro... y que las unidades de prueba lleguen pronto.

Ver: reflexiones acerca de las tecnologías de la GX7 y su significado


 
Nuart-Digital

nuestros vídeos