Lunes, 12 de Marzo de 2012 07:56

Fujifilm X-Pro1, La Prueba - Manejo y Concepto

  • E-mail
  • Imprimir
  • PDF

Actualizado - Cerramos nuestra prueba a fondo de la Fujifilm X-Pro1 con un exhaustivo repaso de su ergonomía, manejo y concepto de toma fotográfica / videográfica. Recordemos que bajo un precio de 1600 Euros cuerpo sólo y ópticas en torno a los 600, esta Fujifilm X-Pro1 pudiera posicionarse como la cámara más cara del segmento "prosumer" o la más barata del entorno profesional, todo depende como siempre cual sea nuestra balanza, criterio comparativo y conocimiento del sistema.

Todas las imágenes: © DSLR Magazine

Esto de los tamaños, segmentos profesionales, formatos y calidades fotográficas siempre ha sido un terreno farragoso en el ámbito nacional, de alguna de las maneras existe un binomio inseparable por el cual, toda propuesta ajena a este binomio Canon/Nikon es susceptible de ser mirado con recelo... ya sabemos, Casio hace relojes, Sony televisores y Olympus compactas de colores... curiosa manera de valorar la biodiversad, ante todo cuando prácticamente todas las grandes han copiado y copian muchas de las sabias soluciones que éstas marcas "menores" propusieron como cambio tecnólogico tiempo atrás.

Esto no implica un agravio negativo desde nuestro punto de vista hacía las marcas más reconocidas del sector en España, Nikon - Canon sin ir más lejos, de hecho tanto en nuestra labor de tester como en nuestro rol de coleccionista detentamos un largo elenco de cámaras, muchas de las cuales pertenecen indistintamente a una u otra de las gandes compañias citadas, cámaras habituales de trabajo, como tantas otras... queridas y entendidas desde el profundo conocimento de su idiosincrasia. Esto obviamente no exime nuestra tarea o insistencia por recordar que no son ni mucho menos las únicas propuestas válidas.

No gastaremos excesivas palabras en recordar de donde provienen realmente muchos de los hitos tecnológicos de la imagen digital; obturación electrónica, live view (emparejado directamente con la génesis del vídeo en el ámbito DSLR) y un largo e infinito etcétera que acaba en estos momentos por posicionarse alrededor del concepto de toma sin filtro de paso bajo.

Si este planteamiento es válido o no, lo veremos en el futuro, de momento no son pocas las compañías de elite que tratan de "quitarse de en medio" dicho elemento pertubador del rendimiento óptico final, incluso Nikon con su corte tradicional se ánima a plantear una versión D800 sin él, eso sí, previo aviso de que puede dar algunos quebraderos de cabeza el trabajar con retículas o textiles de tramas finas y cruzadas. Leica soluciona vía firmware / procesado de mejor o peor manera el moaré en beneficio del mayor aprovechamiento óptico posible, Sigma (la eterna desconocida) y su excelente Foveon sigue dando guerra con el tema aumentando la resolución efectiva de sus últimos captores.

Paradójicamente si hablamos de territorio profesional... el verdadero territorio Top Pro, ese donde los dispositivos superan los 7.000 euros, esta pregunta está resuelta de base hace años, lo raro de hecho es encontrar un sistema que contenga dicho filtro, solventando el muaré a través de sistemas multicaptura con pautas de filtros de color móviles, filtros "Low-Pass" intercambiables adhoc o potentes desarrollos de software / procesado.

Por todo ello, parece que alguna lógica pudiera tener la apuesta por retirarlo definitivamente del contexto técnico - fotográfico.




Carismática y bella cuando menos, Fujifilm X-Pro1

Desde nuestra más objetiva opinión, bajo un sistema que plantea un importante avance, no sirve de mucho posicionarse a la defensiva valorando aspectos subsidiarios o tangenciales a dicho cambio, por supuesto no es ni será una cámara perfecta, ninguna lo es. El equipo de DSLR Magazine también tiene su "lista de reyes X-Pro1" donde relatar las mil y una cosas que creemos se pueden mejorar, muchas de las cuales justifican este artículo, ahora bien... no olvidemos cuales son los principales aspectos por los que está X-Pro1 genera tanta expectativa, ¿acaso es solamente por su estética clásica?, lo ponemos seriamente en duda.

Curiosamente, en 2010 cuando la X-100 asombró a todos en Photokina, ni tan siquiera Fujifilm preveía cómo encajaría este equipo en el mercado español, muy polarizado hacía dos marcas exclusivas en cámaras a partir de 800 euros, dos años después de estas inquietudes –sin pretenderlo inicialmente– la X100 forma parte habitual del equipo diario de reconocidos fotoperiodistas, fotógrafos documentalistas y otros tantos foto - entusiastas. El binomio Réflex "full frame" + Tele - Zoom  y liviana X100 siempre lista en la recámara, es un tándem cada vez más habitual en este sector.


Otro objeto de deseo interesante e imperfecto, preparamos nuestra lista de mejoras posibles


Obviamente existe una aportación estética sugerente, a todos nos gustan las cámaras clásicas, más aún en esta ola "pseudo-retro"que estamos viviendo, ávidos sobre estas cuestiones y su importancia en estos segmentos de precio, tanto el Packaging - el embalaje -  del producto como el acabado final del mismo se han cuidado al máximo. Una acción Leica-Like totalmente intencionada desde Fujifilm para aquellos que con cierta memoria y experiencia al abrir una caja X-Pro1, les recuerde la categoría y status de la omnipresente marca germana.


Embalaje cuidado al máximo, auténtico ritual de diseño su apertura

Manejo - Cuerpo / Ópticas

Si bien nosotros tenemos nuestras discrepancias moderadas en relación al acabado y peso de la X-Pro1, no podemos decir que esté mal acabada, todo lo contrario, en mano se agarra a la perfección, gracias a la incorporación del grip frontal, además de contar con otro adicional si fuera preciso como accesorio opcional. Las ópticas XF más características para este sistema, son desde nuestro punto de vista las dos más cortas, 18 y 35 mm respectivamente, tanto por tamaño como por rapidez del enfoque AF. La óptica 60 mm macro, nos parece un tanto desproporcionada en tamaño si sumamos su parasol –todos son metálicos lacados en negro, incluidos de serie con cada objetivo– podemos usarlo sin problemas con el visor óptico, de ahí sus alveolos circulares, otro guiño al mundo Leica, pudiendo resolver tomas cercanas por el visor sin error de paralaje desde el modo electrónico, en lo que respecta al enfoque es lento y dubitativo en relación a las últimas cámaras de AF por contraste, muy lento si lo comparamos con el sistema OM-D de Olympus, el dispositivo hasta el momento con el AF más veloz que hemos probado.

Por contra, su rendimiento y calidad de imagen no tiene precedentes, bajo el cuerpo de la Fujifilm X-Pro1 supera los resultados de ópticas macro más caras, las tablas de rendimiento y las muestras coinciden, queramos verlo o no, en tándem con el captor / procesador es un objetivo ópticamente excepcional, habrá que cruzar las cuestiones relacionadas a la velocidad y manejo, sin olvidar por supuesto, tan elevado rendimiento.


Fujinon XF 60 mm f/2.4 R Macro montado en cámara, parasol inclusive

Las otras dos ópticas, igualmente no tan rápidas como los últimos objetivos para MFT, entran en tiempos de respuesta más normales de acción y manejo... no obstante, son bastante más rápidas que la óptica no intercambiable de la X-100 en todos los sentidos e igual que muchos de los objetivos AF del mercado Réflex por ese precio, sin llegar a la misma calidad final de archivo.

En todas ellas, especialmente para las dos más cortas por su menor recorrido, podemos accionar el enfoque manual y constatar un buen seguimiento al tacto del sincronismo electrónico entre el giro del anillo de foco y el movimiento de las lentes, acompasado finamente sin excesiva brusquedad física y sonora.

La parte trasera cuenta con una botonería no demasiado prolija, el usuario acostumbrado a miles de accesos físicos en cámara echará en falta muchos de ellos en la X-Pro1, ahora los que vayan más por un perfil Street Photography los que vengan de cámaras telemétricas y con cierta experiencia técnica, no echarán en falta nada, se adaptarán con total naturalidad al básico esquema de diales y aros físicos de control de diafragma, velocidad, compensación... menos es más, para muchos, en este terreno de cámara liviana de altas prestaciones.


Parte trasera de cámara, algo austera para un terreno Pro, pero bien acabada

Lo comentamos hasta la saciedad en nuestras primeras tomas de contacto en las Vegas o Japón, la inclusión del pequeño pero útil botón "Q" permite acceder de un golpe a todos los parámetros de control, desde nuestro punto de vista acogemos este cambio como positivo, al igual que la eliminación del anacrónico botón RAW, pero insistimos que tras unas pocas horas de manejo, sobre todo si hemos usado telemétricas alguna vez, sin separar el ojo del visor óptico podemos pasar por todos los modos de prioridad, bloquear exposición / foco, cambiar la exposición o compensación y ajustar la sensibilidad ISO, sólo en tres ágiles movimientos. Echamos por contra en falta un botón de acceso rápido para el WB, cercano a la mano derecha... por lo demás, la cámara se opera con una rapidez y lógica, aplastante, como toda cámara clásica bien diseñada.




Inclusión de botón "Q" de acceso rápido a los parametros de control de la cámara

Dentro del apartado de novedades, el dial de obturación queda más enrasado en el cuerpo de cámara, aparte de contar con un bloqueo en su posición A - Automática - a nosotros nos gustaba más el ajuste más ligero de la X100, pero puede ser una apreciación personal, no tenemos quejas al  respecto, todo tan bien acabado al menos como en la X100, lo que ya es plena garantía.


bloqueo en posición A para las obturaciones, otra novedad frente a la X-100



Nuevamente, grabados en cámara de calidad, nada de serigrafías para el logo,  esto es Leica Like


Más de cerca podemos constatar la calidad de construcción y belleza de la botonería


Concepto - Visor Híbrido OVF / EVF Multi - view

Sin ánimo de repetirnos, es ya abundante la información vertida previamente desde el terreno, podemos constatar la calidad del visor híbrido de la X-Pro1, con la interesante solución de cambio de cobertura / magnificación 0.37x / 0.6x,  gracias a una lente interna, el cambio es automático con ópticas XF según se acople una más angular / tele o manual, dejando presionado la palanca de cambio de modo óptico / electrónico, se accionará el mecanismo de cambio de lente y por ende magnificación.




Palanca de cambio de modo OVF / EVF, invertida respecto a su posición original en la X100

Como ya ocurría en la X100, desde el visor OVF (híbrido óptico / digital) vemos en todo momento una proyección electrónica customizada, nivel electrónico, histograma, parámetros de exposición, hiperfocal, etc.. de todos ellos, el más interesante es el marco propiamente dicho, ese marco digital que ahora adapta distintas escalas en relación a la óptica montada, podrá en un futuro según responsable de la marca, generar transiciones suaves de tamaño... fundamental para por ejemplo, usar un posible zoom corto de alta calidad sin remitirnos al modo de visor estrictamente digital.

Dicho marco se mueve y varía de posición cada vez que enfocamos hacia un plano más cercano o lejano, según nos vayamos acercando podremos encontrar más error de paralaje y menos concordancia entre la composición original desde el visor y la de la imagen final. A sabiendas de esto la cámara, hace exactamente igual como la X100, cogemos, mostramos en el visor siempre "algo más" en auxilio de no cortar composiciones muy precisas o cerradas.

Centrados en lo negativo de este aspecto, algo que paradójicamente nadie comenta en este peculiar mundo de prescripción online sobre el visor de la X-Pro1 / X100 es su filosofía de toma heredada de las mejores cámaras de telémetro, no hablamos de la incorporación de la información digital per sé,  del mayor brillo o claridad... nos referimos a la ventaja fundamental de un visor de estas características para todo fotógrafo de calle o fotoperiodista.

La capacidad de disponer un campo de predicción de la imagen o sujetos que "entra y sale de cuadro", acciones que nosotros vemos desde el visor como si habláramos del territorio de vídeo y sus "márgenes seguros", esto nos hace poder componer mentalmente las acciones que previsiblemente  formen imagen final y donde, si sumamos la ausencia de espejo la sinergía es excelente, no tenemos "punto ciego" en el momento de disparo, ni ruido físico audible en comparación con una Réflex convencional, por descontado... podremos utilizar tiempos de obturación más lentos a los habituales, gracias a la ausencia de golpe de espejo sobre el sistema.

Sin más estas han sido las premisas y ventajas de todo usurario de telémetro convencional hasta la fecha, la lista de fotógrafos conocedores de tales ventajas es tan larga como la tradición  documental  dentro de la historia de la fotografía, por lo que abogamos al buen conocimiento de nuestros lectores para que sepan valorar en justicia todos estos parámetros antes de emitir juicios de valor incompletos.






Nuevamente el visor óptico Híbrido, punto clave de la filosofía y concepto de la X-Pro1


Por contra, un verdadero handicap es la omisión del corrector de dioptrías en esta X-Pro1, en principio por cuestiones de tamaño - no cabía - según responsables de la firma, la verdad nos parece una respuesta poco convincente para un producto de tan altas miras, más aún cuando la solución pasa por adaptar una especie de lente a juego, y de momento sólo la firma Cosina contempla tal accesorio para la X-Pro1, pero claro... se necesitarían tantas lentes accesorias como correcciones de dioptrías, un error desde nuestro punto de vista, bastante básico e importante.


El visor no incluye corrector de dioptrías, sólo posible mediante adaptador externo. En cambio disponemos de un magnífico zócalo para cable de sincronización de flash, un detalle bien "Pro"

Batería / Autonomía

Por desgracia en los aspectos mejorables, volvemos a pedir mayor autonomía –ya ocurría con la X-100–  si bien la batería cambia respecto a su hermana menor, la nueva NP - W126 es algo escasa en lo referente a usos intensos, no hablemos ya para tomas videográficas - aunque entendemos que no es el uso masivo del equipo ni mucho menos - por contra, e igualmente ignorado mayoritariamente, toda la serie X cuenta con tres modos de autonomía, en relación al gasto de batería que queramos establecer. Esto es:

- Encendido Rápido: La mitad de la duración normal. alrededor de unas 150 imágenes, la cámara está por así decirlo, en modo "stand by" continuo.
- Normal: Autonomía media de unas 300 fotos
- Ahorro de energía: Uso exclusivo de OVF, cámara algo más lenta en ciertos parámetros, en torno a 600 imágenes con una sola carga.

Con este rápido esquema, podemos doblar o dividir la autonomía media de la cámara a nuestro criterio, a tenor de lo que necesitemos en cada momento y situación.

No obstante el problema pasa rápidamente por comprar un juego de baterías extra, eso sí, muy atentos en situaciones críticas del nivel de carga, cuando entra en la última línea... ¡muerte súbita!

Distinta batería.. igual rendimiento X100, una pena, esperábamos algo más de autonomía

Video 1080p

Por supuesto para estos parámetros de autonomía, usar el equipo en terrenos videográficos - algo que no está en principio dentro de su target - no augura buenos resultados, dentro de las muchas pruebas que hemos podido realizar a Full HD 1080p, ni la autonomía es convincente para estas exigencias ni sobre todo la fluidez del AF o flujo y compresión de datos, hacen a priori, como era de esperar, pensar en esta X-Pro1 como un modelo orientado a los campos videográficos.


Podemos, si surge la ocasión, aprovechar la excelente nitidez del sistema y rendimiento en situaciones de poca luz grabando pequeños clips con el foco bloqueado en MF al plano o planos que queramos, gracias a la profundidad de campo o ausencia de ella que pueden darnos las tres ópticas XF del sistema.


Ópticas, posibles Adaptadores / Soluciones


Uno de los menús que más ideas estará sugiriendo a los usuarios Leica

Fujifilm reconoció oficialmente la fabricación de un adaptador para ópticas Leica M, y hurgando en sus menús las opciones de personalización de óptica a montar, parecen bastante completas, podemos igualmente quitar o poner la lente encargada de variar la magnificación en el visor, el problema desde nuestra perspectiva no es tanto la adaptación física del o de los objetivos, entendiendo que serán todos de enfoque manual y derivando su confirmación hacía el modo de visor electrónico, parte de la coherencia del sistema pierde sentido.

Quizás de todas nuestras "peticiones de reyes" la más deseada, en relación al modo multiexposición factible en esta cámara sabemos y comprobamos que superpone parcialmente sobre la imagen óptica del visor OVF una imagen "fantasma" digital de la primera toma para recomponer la segunda... imaginamos que no sería excesivamente complejo implementar un sistema de predicción de foco / confirmación sobre la visión óptica directa gracias a esta posibilidad de proyección, como ya disponen otras marcas sobre el LCD o EVF .

Si además es factible conseguir una suerte de "proyección digital en busca del punto de foco" como si de un telémetro clásico se tratara, la transición entre sistemas sería ya una realidad favorable, de lo contrario ningún usuario podrá enfocar en manual sin pasar - aunque no quiera -  por el modo electrónico, cuando la lógica e inercia del producto lo empuja más hacía un uso más "puro" desde el visor óptico.


Alta codificación de las imágenes vía firmware, gracias a las muchas "carreteras de información"


¿Caro o Barato?, Conclusiones contextuales

En una especie de bucle infinito, volvemos al punto de partida de este artículo... repensando el manejo, filosofía y concepto de producto de esta peculiar Fujifilm X-Pro1. Para muchos, esos 1600 euros que cuesta el cuerpo de la X-Pro1 se interponen como una barrera infranqueable, haciendo preguntas al equipo que por su propia idiosincracia jamás podrá responder, obviamente está, muy lejos de ser un equipo perfecto... como lo están las cámaras que lanzan sus espejos estrellándose contra  las tripas del sistema, las que proyectan círculos de un blanco inmaculado tras un blooming descontrolado o las que finalmente pasan por enfocado cualquier punto menos el que marcábamos como deseado en nuestro visor Réflex, la diferencia es que en muchos casos "toleramos" con cierta moderación los campos de mejora de algunas, a miles de euros de distancia de la X-Pro1, mientras que frente a la alta expectativa y calidad de la familia Premium X de Fujifilm, salen "temas candentes" cada día.



Carnet de familia de la serie Premium X de Fujifilm

Dejemos que las imágenes, la filosofía y el rendimiento de cada sistema hable por si sólo... la decisión será siempre más justa y la verdad, más sencilla.

Todas las imágenes: © DSLR Magazine

 
Nuart-Digital
MovolColor

nuestros vídeos