Olympus_Nav_2014_1
Lunes, 23 de Julio de 2012 05:00 Valentin Sama

Canon EOS M –Toma de contacto y análisis

  • E-mail
  • Imprimir
  • PDF

Actualizado Hemos tenido la ocasión de realizar una breve pero interesante toma de contacto, con unidades de preproducción de firmware y prestaciones no finales de la nueva EOS M, y tratamos a continuación de transmitir las sensaciones que nos ha producido esta primera CSC de Canon.



Todas las imágenes © Canon






La nueva EOS M aparece aquí en acabado blanco y con el zoom equivalente a aproximadamente un 29-90 mm f/3,5-5,6


Canon EOS M: estética y acabados

Ya desde el primer momento hay quienes comentan si la cámara “es fea” o no lo es... como suele ocurrir con todo nuevo modelo, especialmente con las CSC.
Personalmente, con la cámara en la mano, diríamos que es bonita, de hecho, según el color de acabado, rojo, blanco, plata o negro, podríamos decir que es “mona”, “chic”, elegante o severa. La combinación de rectas y curvas es armónica.


No está claro a que obedece la letra “M” si a “Mini” o quizá a algún aspecto relacionado con la nueva movilidad que aportará este modelo a los usuarios de Canon: en la presentación promocional, uno de los aspectos destacados es que la ergonomía derivada de las formas de la cámara y su reparto de masas anima a sostenerla de forma desenfadada, muy libre, muy joven.

Pero en todos los casos –siempre en nuestra opinión– respira calidad y acabado de alta calidad, Canon. Nos atreveríamos a decir que es una cámara “CSC IXUS”.
En ello influyen los materiales del cuerpo (acero inoxidable, aleación de magnesio, policarbonato y fibra de vidrio) y los acabados de las lacas... así como otros detalles.
Algunos solo serán percibidos por los más detallistas, como es el caso de los enganches para las correas.


El sistema de sujeción para correas es de alto nivel, muy ingenioso y adecuado para una CSC


Son en el lado de la cámara y en el de las propias correas (de mano y de hombro), reminiscentes de lo mejor que puede encontrarse en cámaras de formato medio, como por ejemplo las Mamiya de las series RB y RZ.
Los de la EF-M son sólidos, muy seguros, de liberación relativamente rápida, y sobre todo giratorios, de tal forma que los herrajes no arañarán nunca el acabado de la cámara.

Canon EOS M: nueva montura

Por su parte, los objetivos encajan en la montura con la precisión habitual de las EOS y el punto para la alineación es de color blanco. Puestos a elegir, hubiésemos escogido otro color, pues ya tenemos el rojo para los EF y el blanco para los EF-S...
Por otro lado, ya que las tapas para el cuerpo son nuevas, las hubiésemos diseñado con un poco más de amor.. algo más elegante que ese plástico negro sin carisma.



La nueva montura EF-M con sus nueve contactos


Ya que hablamos de montura, hagámoslo de contactos eléctricos. La nueva EF-M dispone de 9 contactos. Como referencia, la de las cámaras Micro Cuatro Tercios (Panasonic y Olympus) incorporan 11 y las Nikon de la Serie 1 emplean12.
Desde un punto de vista de la fluidez de comunicación entre cuerpo y objetivos, cuanto mayor sea el numero de contactos mayor es la capacidad pero ello depende también en gran medida de los algoritmos de control.

Pero hay algo que está claro: los objetivos EOS de las series EF y EF-S para las réflex de la firma se contentan con 8 en lugar de con 9, y por eso el adaptador EF-EOS M muestra 9 contactos hacia el lado de la cámara y 9 hacia el de los objetivos a adaptar. Lo que ocurra internamente con el “noveno punto” solo se podría descubrir... desmontando. Y puestos con el adaptador bien vale la pena hablar del mismo.



Adaptador EF-EOS M, vista frontal con los 8 contactos y las marcas de referencia roja y blanca para los objetivos EF y EF-S respectivamente


Canon EOS M: adaptador EF-EOS M

El adaptador EF-EOS M es una de las piezas mejor construidas que hemos visto en los últimos tiempos, y además –en nuestra opinión– bien diseñada.
Sus formas y acabados se ajustan tan bien a los objetivos EF y EF-S que durante su manejo, en el caso de los objetivos negros, en algún momento llegamos a confundirnos y pensar que lo que en realidad era el adaptador... era parte del objetivo.


La integración del adaptador EF-EOS M es perfecta




El acoplamiento para trípode del EF-EOS M es soberbio en diseño y robustez, y puede separarse fácilmente –si se desea– mediante la rueda moleteada


El EF-EOS M incorpora un pie-zapata para trípode/monopié, lo que facilita la utilización sobre esos soportes de objetivos proporcionalmente largos y/o pesados.
Además, sus creadores han tenido el buen criterio de hacerlo fácilmente desmontable, mediante rueda moleteada.
En su frontal, el EF-EOS M muestra claras marcas para acoplamiento de los EF o EF-S y parece estar construido como un carro de combate.
En nuestra opinión, la mera existencia de este accesorio fundamental, puede hacer que muchos –usuarios de Canon o no– se puedan decantar por adquirir la pequeña primera (si, hemos dicho primera) CSC de la firma.



Un 70-200 mm f/2,8 IS (estabilizado), equivalente sobre la EOS M a un 112-320 mm... sin golpe de espejo. Interesante principalmente sobre trípode, al no disponerse de visor electrónico a la altura del ojo.


Algunos se preguntarán qué sentido podría tener acoplar objetivos relativamente grandes sobre una cámara tan pequeña y a nosotros se nos ocurre más de uno, pero podemos ofrecer uno en particular: ¿que tal, para los objetivos citados, una cuerpo de cámara de calidad de imagen “réflex” pero en absoluto, sin golpe de espejo?
¿Y como segundo cuerpo, “de seguridad”?
Aparte de sus méritos propios como CSC, con sus objetivos ad-hoc.
Pensamos que sería un acierto por parte de Canon ofrecer este adaptador a un precio “político”. (Se habla de algo menos de 140 €)

Canon EOS M: los objetivos

Pensando en la oferta inicial y para poder ofrecer hasta tres “kit” distintos, parece tienen su lógica los objetivos elegidos para la introducción del sistema EF-M: el compacto EF-M 22 mm f/2 STM “pancake” (equivalente a un 35 mm f/2) y el zoom polivalente EF-M 18-55 mm f/3,5-5,6 IS STM (aprox. equivalente a un 29-90 mm), que es estabilizado IS.
Nos parece mucho más atractivo el primero que el más predeciblemente aburrido segundo, pero es lo que hay: con el segundo, el precio del kit (incluyendo el flash), se estima será de aproximadamente 949 € lo que inicialmente nos parece algo elevado, si bien se quiere posicionar la nueva cámara como lo que es: una EOS dentro de la línea, no una Powershot.



En la mano, los objetivos son atractivos y con acabados de calidad y acoplados sobre la cámara, según los acabados de la misma, aún más, sobre todo el "pancake", que nos gusta mucho en combinación con el cuerpo plateado.
Siempre recordando que hablamos de unidades de estricta preserie, no nos pareció que el autoenfoque fuese de los más rápidos con ninguno de los dos objetivos. Parece muy interesante la distancia mímima de enfoque de 15 cm del pancake.

Actualización: el objetivo pancake está compuesto por 7 lentes en 6 grupos y sus dimensiones son de Ø 60,9 mm x 23,7 mm para 105 gramos, al tiempo que la fórmula del zoom obedece a un esquema 13/11, con un barrilete de Ø 60,9mm x 61 mm para 120 gramos. La rosca para filtro es de Ø 43 mm para el pancake y de Ø 52 mm para el zoom. Las distancias mínimas de enfoque son de 15 cm y 25 cm respectivamente.


En este corte, podemos apreciar la fina piel metálica sobre el barrilete de policarbonato de los objetivos, el chasis metálico de la EOS M y las cubiertas en material sintético

Los diafragmas (diminutos) nos pareció ver que eran de siete palas, con acabado superficial muy logrado contra los reflejos internos.
Con el zoom apreciamos la habitual ligera distorsión en barrilete en el extremo angular y algo más apreciable en acerico en el extremo tele.
Los juegos mecánicos con el zoom extendido están igualmente en lo habitual en objetivos de kit.
El EF-M 22 mm f/2 STM “pancake” parece más acorde con el nivel de acabado del cuerpo de la cámara y pronto sabremos su precio en kit y por separado. Al parecer el precio del kit con el objetivo de focal fija sería algo inferior al del kit con el objetivo zoom. No es menos cierto que cada objetivo tiene un “target” distinto y que estructuralmente un zoom puede resultar más complejo. Los barriletes son en policarbonato, y la "piel" exterior es en metal, probablemente aluminio tratado.



A nosotros, la distancia montura a plano focal indicado "nos da" aproximadamente 16,41 mm... ¿y a Uds.?

Actualización, 7h 30: oficialmente sería de 18 mm


En lo que respecta a la “flange distance”, a la hora de liberarse el embargo de esta información, las 6h CET, no se disponía de la información oficial, pero estimamos que puede estar situada en el entorno de los 16,41 mm. Hablamos de la distancia entre montura y plano focal.

Actualización, 7h 30: oficialmente sería de 18 mm.

Canon EOS M: manejo

No nos podemos manifestar con rotundidad sobre estos aspectos, debido por un lado al poco tiempo empleado en la toma de contacto, pero especialmente por tratarse de unidades “demo” sin firmware final.
Pero las sensaciones de disparo son muy positivas: el disparo es rápido, suave y poco sonoro: el obturador electrónico para la primera “cortinilla”  ahorraría un movimiento y por tanto retardo y ruido.
En cuanto al autoenfoque, nos ha parecido menos rápido que el de otros productos competidores, sobre todo los más recientes de Micro Cuatro Tercios, pero lo dicho: esperemos a unidades finales.



En cuanto a los mandos y las funciones táctiles, los diseñadores han tenido el buen criterio de ofrecer al usuario libertad a la hora de acceder a modos y funciones bien por la pantalla táctil –cubre el 35% de las opciones– bien por los pulsadores, y volveremos sobre ello a través de una prueba técnica.




Canon EOS M: conclusiones provisionales

La entrada de Canon en el segmento de las CSC representa el apoyo final para un concepto lleno de futuro.
Es posible que lo haya hecho con reticencias, e incluso a regañadientes, pero parece que ha conseguido realizar un producto con calidad EOS: para nosotros “la IXUS del concepto CSC”, y lo decimos porque esa submarca siempre ha definido las cámaras no réflex de más nivel de la firma.

Es posible que el modelo Canon EF-M sea un tanto tímido, y es probable que incluso produzca irritación por ello a más de un entusiasta de la firma, que quizá esperaba un modelo de gama superior, rival de los modelos de alta gama de Olympus, Panasonic, Samsung y Sony (Pentax de momento se mantiene en categoría propia...), con visor electrónico de alta resolución al nivel del ojo, pantalla basculante, etc., antes que un producto que parece rivalizar más con la Nikon J1
Pero en nuestra opinión, un segundo cuerpo de gama más alta no se descarta en absoluto, quizá para Photokina, en aproximadamente dos meses.



Es un hecho incontrovertido el que fabricantes que tienen en sus porfolios actuales de productos cámaras réflex de gama media, y especialmente Canon y Nikon, tienen que medir muy bien las prestaciones de sus CSC para evitar canibalizar –de momento– esas gamas intermedias, las DX en el caso de Nikon y las de montura EF-S en el de Canon. Sony, por el momento, parece atreverse con todo, y así sus NEX incluyen modelos como la NEX7, con visor electrónico al nivel del ojo, etc. Por su parte Olympus y Panasonic no tienen “techo” con el que chocar en su escalada.
Respecto a la Canon G1X, expertos de la firma consultados, estiman que se trata de una cámara que ocupa un"nicho" comercial diferente del de la EOS M.

En nuestra opinión hay que valorar la pequeña y simpática Canon EF-M por lo que es... que es mucho: la primera CSC de Canon, de calidad EOS, una de las CSC más pequeñas del mercado (*) incluso con el sensor APS-C de 18 megapíxeles. Con elevadas prestaciones y simpáticas nuevas opciones de vídeo. Con el procesador más potente de la firma, el DIGIC 5 y con una elevadísima compatibilidad con no menos de 70 ópticas Canon de las series EF y EF-S, sin contar con las de los fabricantes independientes.

Pensamos que los usuarios amantes de Canon ya tienen “su” CSC, el resto una alternativa más, y el concepto CSC la confirmación final de que... no se puede vivir de espaldas a el.

La Photokina, desde el "Press Day" del 17 de septiembre nos sugerirá nuevas tendencias, y allí veremos si Canon presenta una EF-M más ambiciosa y nuevos objetivos.
Pero el resto de fabricantes no se quedarán parados.
Un otoño apasionante... en lo fotográfico.

¡Nuevo!: análisis del chasis de la EOS M por nuestros compañeros de CSC Magazine

Ver: presentación de la EOS M

Ver: artículo en CSC Magazine


Dimensiones y pesos de diversas CSC:

Canon EOS M
Sensor APS-C
108,6 x 66,5 x 32,3 mm (233,267 mm3) / 298 gramos

Samsung NX1000
Sensor APS-C
114 x 63 x 37 mm (265,73 mm3) / 224 gramos

Sony NEX-F3
Sensor APS-C
Pantalla basculante
117 x 67 x 42 mm (329,23 mm3) / 316 gramos

Olympus Pen Mini
Sensor Micro Cuatro Tercios
110 x 64 x 34 mm (239,36 mm3) / 262 gramos

Panasonic GF5
Sensor Micro Cuatro Tercios
Flash incorporado
108 x 67 x 37 mm (267,73 mm3) / 269 gramos

Nikon J1
Sensor de una pulgada (1”, menor que M4/3)
106 x 61 x 30 mm (193,98 mm3) / 236 gramos

Pentax Q
Sensor 1/2.3” (menor de 1”)
Flash
98 x 57 x 31 (173,16 mm3) / 182 gramos





 
Nuart-Digital
MovolColor

nuestros vídeos