Fujifilm_XT1_768x90
Martes, 29 de Enero de 2013 07:00 Valentin Sama

AF-S Nikkor VR 800 mm f/5,6E FL ED – Diafragma electromagnético

  • E-mail
  • Imprimir
  • PDF

altalt

Preanunciado en un poco antes de la pasada Photokina, Nikon muestra ahora ya en esta CP+ de 2013 unidades finales de su AF-S Nikkor VR 800 mm f/5,6E FL ED, un objetivo destinado principalmente a fotógrafos profesionales con énfasis en fotografía deportiva, prensa y afines. Para los que saben leer entre líneas, este objetivo incorpora tecnologías de futuro que podrían aplicarse al resto de la gama o a futuras nuevas líneas de objetivos.

El AF-S Nikkor VR 800 mm f/5,6E FL ED se sirve de serie junto con el teleconvertidor AF-S TC800-1.25E ED que lleva el objetivo al equivalente de un 1.000 mm f/7,1 aproximadamente. Es importante hacer notar que cada uno de los conversores se personaliza para cada unidad en particular de objetivo “padre” y por tanto ni se venden por separado ni sería bueno intercambiarlos descuidadamente. Entendemos que se les dotará de números de serie con idéntica terminación o identificación ad-hoc.

Según Nikon, se trataría del primer teleconvertidor con lentes en vidrio ED de baja dispersión cromática.

alt

El AF-S Nikkor VR 800 mm f/5,6E FL ED en si, obedece a un espectacular esquema óptico de 13 grupos a partir de 20 lentes –un número atípico por lo elevado en un objetivo de focal tan larga– y de esas lentes, dos son en fluorita y dos en vidrio ED de baja dispersión.

Las lentes de fluorita ofrecen las ventajas no solo de su muy baja dispersión cromática, sino también de su reducido peso. Puesto que los dos elementos de fluorita ocupan la parte frontal del objetivo, se ha conseguido con ello desplazar a un punto más favorable el centro de gravedad, haciendo el objetivo menos “cabezón”. Bien entendido que para una focal de 800 mm el objetivo no es ni mucho menos excesivamente largo: 46,1 cm.

Pero las lentes de fluorita –aparte del precio– tienen sus “contrapelos”: son quebradizas durante el tallado y otros pasos de mecanización y además los factores atmosféricos las degradan. Por ello deben ir protegidas entre dos elementos de vidrio óptico. Nikon nos indica que se incluye “un cristal (sic) protector curvado en forma de menisco”, y aunque no lo cita, apostaríamos por que detrás de cada lente de fluorita lleva otro elemento óptico sellado de protección. Existe un cajón posterior para filtros de 52 mm, ya que el diámetro frontal es de 160 mm.

Los revestimientos antirreflejos son los más avanzados de Nikon, por nanocristales.

Se ha conseguido llevar el peso solo hasta 4.725 gramos mediante el empleo de un barrilete en Elektron (aleación de aluminio y magnesio).
La distancia mínima de enfoque es de 5,9/5,8 metros (AF/MF), siendo el sistema AF a través del muy bien probado motor supersónico SWM con diversos modos de control: A/M, M/A y M.

El sistema de estabilización interna VR, ya conocido por los usuarios de Nikon, ofrecería el equivalente de hasta cuatro puntos de compensación, y dispone de modos VR Normal, VR Activo y detección automática de trípode.

Y llegamos al nuevo diafragma de control electromagnético, que se utiliza por primera vez en un objetivo Nikkor.

Este nuevo sistema –nuevo en Nikon– permite controlar la abertura del diafragma, tal como indica su nombre, de forma electromagnética, no mecánica.
Haciendo un poco de historia, habría que recordar que el mecanismo de control de la abertura de los Nikkor data de aproximadamente 1963 (medio siglo), de un momento en el que no existían los automatismos de prioridad de tiempo de obturación o programa. La acción del diafragmado era del tipo “todo o nada” y no había necesidad de fraccionar en incrementos de punto de diafragma el recorrido de la palanca mecánica accionadora.

Y el recorrido de esa palanca en la montura Nikon F es, muy corto. Y por tanto, tratar de conseguir precisión en el ajuste de abertura en los distintos modos de exposición hoy disponibles –y sin hablar de juegos mecánicos entre cuerpo y objetivo– una entelequia. Hasta el punto de que –sin conocimiento de los usuarios– la mayoría de las DSLR de Nikon llevan años haciendo “trucos internos” de modo de exposición para garantizar la mayor precisión de exposición posible.
Parece que por fin los responsables de Nikon se han puesto manos a la obra, y este es el primer Nikkor “leverless” y gracias al accionamiento electromagnético se espera “gran precisión con una influencia de errores extremadamente baja”.

El hecho de que este AF-S Nikkor VR 800 mm f/5,6E FL ED vaya a emplearse con frecuencia junto con el convertidor, lo que implicaba el uso de dos palancas mecánicas en lugar de una, ha debido ser el detonante para que los ingenieros se pusiesen ya “las pilas” y hayan dado un paso importante cara al futuro.

Ahora, la pregunta es si la incorporación de este tipo de diafragma electromagnético se hará de forma progresiva en futuras nuevas ópticas de Nikkor. Seguro que si para las que incorporen las hipotéticas futuras CSC de Nikon con formato de sensor APS-C. Al tiempo.

Última actualización el Viernes, 01 de Febrero de 2013 15:16  
Nuart-Digital
MovolColor

nuestros vídeos