Olympus_Nav_2014_1
Viernes, 22 de Junio de 2007 10:27 Valentin Sama

Olympus E-410

  • E-mail
  • Imprimir
  • PDF
Indice del artículo
Olympus E-410
Live-View en la E-410
Paralaje de tiempo
Operación
Visor y autoenfoque
Ruido
Escala y color
Objetivo
Mandos
Mandos: dorso
Menús
Varios
Galería
Todas las páginas

410.frontsideleft.F

La cámara Olympus E-410 representa una importante evolución de la cámara SLR digital más pequeña y ligera del mercado, la E-400. La función "Live-View" del nuevo modelo constituye un importante factor diferenciador.
En DSLR Magazine hemos realizado una prueba a fondo de este interesante nuevo modelo.

410.frontsideleft.B

Esa función "Live-View" es posible merced a un captor "Live- MOS", del tipo utilizado por primera vez en el modelo Olympus E-330, y ello supone características de imagen distintas para la nueva E-410 respecto de la E-400, que utiliza un captor CCD.

El modo "Live-View"

El modo "Live-View", sin limitación en el tiempo del visionado (*), fue introducido por Olympus, por primera vez en una SLR digital, en su revolucionario modelo E-330.(**)

Ese modelo se caracteriza por disponer de dos captores de imagen independientes. El secundario, un CCD, está situado tras un semiespejo, y permite enviar una imagen TTL hacia el monitor exterior, manteniendo la visión réflex en todo momento. En esa forma de operación se dice que la E-330 opera en el modo "A" del  Live-View. Ese CCD solo tiene misiones pudiéramos decir "Informativas", y en el momento del disparo, la imagen en sí es captada por un sensor de nueva generación, creado por Panasonic y denominado "Live-MOS".

La secuencia de disparo es la normal en toda cámara réflex AF: operación de autoenfoque, medición de la exposición, se aparta el espejo, se cierra el diafragma a la abertura preseleccionada, se abre el obturador, se da el tiempo de exposición, se cierra el obturador, se abre el diafragma y se reposiciona el espejo. Desde luego, durante el instante en que el espejo está apartado de su posición de reposo, se pierde la visión réflex y es lo que se denomina "mirror blackout". Este tiempo puede ser más o menos largo dependiendo -por supuesto- del tiempo de exposición, pero también de la eficacia del sistema. Para cámaras de reportaje, conviene que el "blackout" sea breve.

(*) La cámara Fujifilm S3 Pro fue la primera de carácter comercial en ofrecer un Live-View limitado de 30 segundos

(**) Enlace a nuestra prueba a fondo de la Olympus E-330

Si en esa E-330 solicitamos el modo "B" del Live-View, la cosa cambia.
Ahora, la imagen que podemos ver en el monitor posterior, es la que capta y ofrece directamente el "Live-MOS" encargado de registrar la imagen, con todas las ventajas que ello supone. Sin embargo, ello exige también algún sacrificio: para que la luz llegue al captor principal, es preciso apartar el espejo y abrir el obturador... por lo que ya no disfrutaremos de la alternativa de la visión réflex. El modo de enfoque durante ese modo "B" es manual, pues tampoco existe reenvío desde el espejo hasta el sistema de autoenfoque.

Si disparamos desde este modo "B", la secuencia es ciertamente compleja: antes del ciclo más arriba descrito, se produce el siguiente: se cierra el obturador, se abre el diafragma y se reposiciona el espejo... y a continuación sigue la secuencia principal ya comentada. Incluyendo, entre uno y otro ciclo -si así se solicita a través del menú-   la operación de autoenfoque.

Puede entenderse que si se dispara desde el modo "B" del Live-View, el tiempo que transcurre entre la pulsación del disparador y la exposición propiamente dicha, es más largo de lo habitual en modo réflex puro.


 

nuestros vídeos