Viernes, 17 de Agosto de 2012 21:22 V.Sama/M.San Frutos

Panasonic LX7 vs Sony RX100, óptica y manejo

  • E-mail
  • Imprimir
  • PDF

A la hora de evaluar el rendimiento de los objetivos, como es el caso de  los que equipan a la LX7 y la RX100, conviene recordar que el poder de resolución, de poder "resolver" con mayor o menor precisión los detalles de la escena en la imagen final ofrecida por la cámara depende, en estas cámaras digitales de un cada vez más complejo conglomerado de "intervinientes" o "Sistema": la calidad y precisión del objetivo en si, la "resolución" del sensor en megapíxeles, la estructura del mismo (pixel pitch, espaciado entre fotodiodos, lentes condensadoras), y entre otros más, el procesado de la imagen. Un procesado que en contra de lo que habitualmente se da por "sentado", se extiende más allá de los JPEG, hacia los RAW, y casi nos atreveríamos a decir que esto último de forma clandestina, opaca.


Pero más allá de este aspecto, lo que muestran nuestros gráficos es la pura y a veces dura realidad: la resolución del Sistema más arriba citado, la capacidad de ese objetivo, sobre esa cámara, para ser, en el desempeño de su función... objetivo en la representación de la escena. Si bien "tutelado" por el firmware de la cámara, no es menos claro que "de donde no hay no se puede sacar", y que la calidad óptica del objetivo sigue siendo determinante para la buena rendición de detalles de la imagen.


RESOLUCIÓN (archivos JPEG)

Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 10,4-37,1 mm f/1,8-4,9 sobre Sony RX100 (28-100 mm, 3,57x)



En el extremo angular, el Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 10,4-37,1 mm f/1,8-4,9, equivalente a un 28-100 mm, y sobre el captor de una pulgada y 20,1 megapíxeles de la RX100 el rendimiento nos parece soberbio: no olvidemos que estamos ante un zoom que parte de una luminosidad de f/1,8.


Máxima posción angular, pinchar para acceder al 100%


Podríamos decir que el rendimiento más equilibrado entre centro y esquina es para f/2,8 (un valor de por sí muy interesante), pero si estamos dispuestos a ceder un poco de territorio en las esquinas, en el centro, a f/1,8 y f/2 tendremos un rendimiento aún más puntero. Como era de esperar para una focal tan corta, se produce una caída progresiva desde f/5,6 debido a la difracción, pero el Carl Zeiss "aguanta" mucho mejor de lo que cabía esperar, e incluso a f/11 la calidad no es desastrosa al tiempo que a f/8 está francamente bien.



Lástima que en el extremo "tele" el Carl Zeiss arranque con una abertura mucho más modesta, de f/4,8. Afortunadamente, los creadores no han caído en la tentación de hacer que "cerrase" hasta f/16, pues a f/11 se insinúa ya una ligera caída por la difracción. El rendimiento global, excelente con un comportamiento alto y casi plano a todas las aberturas y con poca diferencia entre centro y esquinas.

No cabe duda de que el Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 10,4-37,1 mm f/1,8-4,9 está la altura de las expectativas del exigente sensor Sony de una pulgada y 20,1 megapíxeles, pero que partiendo de esa calidad óptica, la resolución del sensor ayuda, y bien.

Como no todo han de ser virtudes, el Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 10,4-37,1 mm f/1,8-4,9 podría estar mejor centrado: el rendimiento, siendo alto, varía de una esquina a otra. Ya en las pruebas de pancake de 16 mm f/2,8 detectamos esa misma cuestión. Ello significa que hay que "apretar" un poco más en las líneas de producción de Cosina, fabricante de los Carl Zeiss de la época actual.

RESOLUCIÓN (archivos JPEG)

Leica DC Vario-Summilux 4,7-17,7 mm Asph. f/1,4-2,3 (24-90 mm, 3,75x)



Desarrollar un pequeño objetivo zoom equivalente a un 24-90 mm, con una gama de luminosidades f/1,4-2,3 es todo un logro, y tal como comentaron con motivo de la presentación de producto, lo más difícil no es solo conseguir ese f/1,4 en la posición angular, sino conseguir que no baje en luminosidad del notable valor de f/2,4 en el extremo largo de focal.

Ahora volcaremos las imágenes de esa sorprendente óptica sobre un captor de 1/1.7 pulgadas de 10,1 megapíxeles y podremos comprobar cual es la resolución del Sistema.

En el extremo angular, el mejor valor de conjunto es para f/4, con un pico en el centro para f/5,6 y una caída ya notable para f/8 debido a la difracción, Hay que hacer notar que de forma muy inteligente, los responsables del diseño han dotado a la LX7 de u filtro interno de densidad neutra, opcional, que podemos hacer entrar en acción para cualquier valor de diafragma. Con ello, no solo evitamos la difracción, sino que el juego de los desenfoques y los tiempos largos de exposición se abre a la exploración de posibilidades creativas.

Para las aberturas de f/1,4 a f/4 el equilibrio entre centro y esquinas más que adecuado. La resolución en líneas por milímetro es correcta, y está limitada en nuestra opinión por los 10,1 megapíxeles del sensor, esto es... del Sistema. Para valorar este aspecto recomendamos examinar nuestra comparativa de la LX7 y la RX100 en lo que respecta a rango dinámico, en la que se pueden observar los muy buenos valores ofrecidos por el sensor de la LX7.


Si observamos el gráfico correspondiente al extremo "tele" del objetivo de la LX7, de nuevo vemos cómo la resolución del sensor limita la resolución de la imagen, sin que esta llegue a caer por debajo de límites correctos, sobre todo teniendo en cuenta el soberbio equilibrio centro/esquinas y que el máximo rendimiento se alcanza a plena abertura.
De hecho, bastante sabe el firmware de la cámara, ya que si trabajamos en el modo programa (P), el sistema de exposición trata de no "cerrar" más allá de f/3.

DISTORSIÓN  (archivos JPEG)

Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 10,4-37,1 mm f/1,8-4,9 sobre Sony RX100



Sobre el tema de la distorsión, al evaluar los resultados de un objetivo, probablemente más que en ningún otro territorio tenemos que ser conscientes de que hablamos de Sistema. Respecto a este parámetro, unos fabricantes ofrecen "corrección de distorsión" como opción de menú, otros la aplican sin más para los JPEG y otros –hemos podido comprobar– la aplican sin más incluso en los supuestamente puros RAW, pero más sobre eso... más adelante.

Dicho lo dicho, podemos ver que el rendimiento del Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 10,4-37,1 mm f/1,8-4,9 en el extremo angular es perfecto, sobre la Sony RX100...


... al tiempo que si somos hipercríticos, es posible que seamos capaces de detectar una cierta "sospecha" de acerico en el extremo tele. No se puede pedir más de un Sistema.

DISTORSIÓN  (archivos JPEG)

Leica DC Vario-Summilux 4,7-17,7 mm Asph. f/1,4-2,3


Para la posición angular del objetivo Leica DC Vario-Summilux 4,7-17,7 mm Asph. f/1,4-2,3 de la LX7 lo que observamos es una acusada distorsión en acerico. A primera vista parece un inconveniente pero pensamos –con fundamento– que tendrá una solución. La razón no es otra que –desde nuestras observaciones– la distorsión nativa del objetivo para la focal angular es la contraria, en barrilete, y que a alguno se le "ha ido un poco la mano" a la hora de escribir líneas de código en el algoritmo de corrección y como suele decirse "se ha pasado". Estamos casi seguros de que un firmware actualizado llevará esa distorsión a un nivel "educado"...

... como el de la distorsión para el extremo "tele", que es prácticamente neutra.


En conjunto, dos objetivos de muy alta calidad, que hacen honor a sus firmas. Aparentemente similares, su concepción y por lo tanto los imperativos técnicos de desarrollo son bastante distintos, pues uno, más ambicioso (Leica DC) parte de una focal de 24 mm y el otro (Carl Zeiss) lo hace de 28, y si el primero ofrece una luminosidad de f/1,4-2,3, el otro es un f/1,8-4,9. Y esas diferencias son lógicas, pues el primero debe cubrir un captor de tamaño apreciablemente menor que el segundo, una tarea menos complicada. Finalmente, bajo una calidad óptica muy elevada para ambos, la mayor resolución del sensor de la RX100 impone su ley a la hora de reproducir detalles finos.

Para una evaluación completa de la calidad de imagen final conseguida con estas ópticas y cámaras, se recomienda la lectura de la prueba técnica de sensibilidad ISO/Ruido "Panasonic LX7 vs Sony RX100", así como la revisión de la Galería de imágenes.


Pincha para acceder a la galería online


Manejo y ergonomía


Mandos traseros Sony RX100 y Panasonic LX7 respectivamente


Siendo los dos conceptos, cámaras compactas de nivel avanzado, las maneras de resolver la ergonomía y manejo son bien distintas.

Curiosamente la Sony RX100 aún siendo un equipo con un captor de mayor envergadura, es la más pequeña de las dos, la disposición de los mandos traseros es en los dos modelos bastante completa y bien emplazada, nos sigue sin convencer la calidad y tacto del dial/botón de la esquina superior derecha de la Panasonic, por su dureza y poca fluidez, pero aun con ello no podríamos decir que justamente una destacara sobre la otra en este aspecto.

Hay que tener cierto cuidado al manejar la LX7 de acordarse al usar el botón que activa el filtro de densidad neutra (ND) dado que es relativamente fácil dejarlo puesto sin enterarse, el chivato en pantalla es algo pequeño en nuestra opinión, lo que nos condenara a tiempos mucho más largos de lo normal o máximas aperturas, simplemente por un despiste.



Los diales superiores de las dos, con sus típicas ruedas de modos, su aspecto y funciones, son casi idénticos...con la diferencia de posición del botón exclusivo para grabación de video, trasero en la RX100, superior, más cómodo y lógico ergonómicamente si hablamos del caso de la LX7.


El flash pop-up incorporado, útil para usarlo a modo relleno en primeros planos no muy distantes, es como es habitual de escasa potencia en las dos con la peculiaridad en Sony, que no se puede elevar de ninguna manera manual, sólo a través de la activación previa en pantalla y media pulsación del disparador.



Quizas esta una de las mejores imágenes para apreciar las diferencias de tamaño entre una y otra.



En la parte frontal, lo más evidente es la ausencia o presencia del Grip, que nos gusta en forma y volumen en la LX7 frente a la quizás demasiado lisa RX100, en cuanto a la protección de las ópticas, entramos en cuestiones de gustos, LX7 con tapa susceptible de perderse o la útil pero a veces muy frágil solución de las láminas protectoras frontales, una de las piezas con más errores mecánicos en todas las cámaras compactas del mundo.

Ambas cuentan con un anillo físico frontal que rodea la óptica, si bien existe una diferencia crucial de concepto, ni mejor ni peor, la Sony RX100 puede y de hecho es lo más recomendable, interactuar con todas sus funciones principales a través de la pulsación de la tecla función Fn y el consiguiente giro del anillo frontal multifunción.




En el caso de la LX7, el anillo frontal se limita de manera clásica en posicionar los "clicks" o puntos de diafragma, con una excelente precisión de tercios de diafragma. Por contra, "a tiro de dedo" tenemos los ajustes de relación de aspecto y modos de enfoque.



En cuanto a capacidad de batería, las dos cámaras corren casi paralelas, los datos oficiales hablan de unas 330 fotografías, nosotros hemos conseguido superar ampliamente los tres días de trabajo, si bien no intensivo, con algo más de 250 fotos y algún vídeo de poca duración.


Captores de 1" y NEX APS-C de Sony, foto comparativa de tamaños y concepto.
Última actualización el Sábado, 25 de Agosto de 2012 07:10  

nuestros vídeos