Miércoles, 08 de Agosto de 2012 14:41 V.Sama/M.San Frutos

Panasonic LX7 vs Sony RX100

  • E-mail
  • Imprimir
  • PDF

Enfrentamos el rendimiento señal/ruido de dos de las compactas de gama alta más recientes e interesantes, a un lado del ring con una captor de 1/1.7" y 10.1 megapíxeles la celebérrima Panasonic LX7 digna precursora de toda una saga de gran éxito, al otro extremo, con un captor de 1" de diagonal y 20.2 megapíxeles, arrancando un nuevo concepto de compacta de alto nivel en la marca, tenemos a la Sony RX100, empiecen sus apuestas señores...


Las compactas están cambiando, es un hecho confirmado, el tropel de equipos de segmento alto y altas capacidades fotográficas crece cada año especializándose hacia un perfil más exigente.

En cierta manera este movimiento es más que lógico, si nos salimos unos minutos de la cabeza de analista de equipos y pensamos por un momento en estrategias de mercado, marketing y monedas, aun siendo un nicho reducido que poco aporta al montante global de una marca, no digamos ya el segmento profesional que es un porcentaje raquítico de la facturación, el valor añadido de estas cámaras de altos vuelos se ubica más en su estatus que en su margen.

A su vez, no olvidemos que los smartphones pisan los talones de las compactas de entrada y precio medio, devorando muchos de los dispositivos que por volumen, si que representan un gran trozo del pastel. La actual lucha de precios en este segmento de eterna rebaja y margen depreciado, hace que algunos almacenes, más tontos o más listos,  aprieten  las tuercas a  las marcas con precio, rápeles, promociones especiales, etc...mientras de reojo ven el agorero futuro que les espera tras la imposición del móvil como elemento de captura cotidiano para una gran parte de la población.

Al final se trata de una cuestión de prestigio y renombre, hacer buenos equipos de altas prestaciones reporta una confianza al  usuario que revierte en la imagen de la marca a nivel global, se invierte el concepto de  negocio por volumen a negocio por valor, productos que sin ser estrictamente rentables para las compañías en número de ventas, elevan a la larga el precio medio o ayudan a vender todas las demás, al compartir con éstas un nombre que las avala en calidad.



Panasonic LX7 y Sony RX100, respectivamente



De vuelta a nuestro papel habitual, para ser más justos con los equipos y por extensión con las expectativas proyectadas sobre ellos en esta comparativa tenemos que ubicar previamente sus diferencias respecto a otros equipos fotográficos de "target prosumer".

Obviamente no estamos hablando de cámaras compactas de sistema, CSC, ni de réflex con capacidad de ópticas intercambiables, de hecho para el usuario tipo de estas dos compactas, esto es un gran ventaja por aportar en un sólo paquete una solución integral, sin complicaciones de focales adicionales, tamaño y peso extra.

Ahora bien, la capacidad de precisión en sus ajustes y ciertos parámetros son, al menos en estas dos unidades de prensa cedidas para la ocasión, algo más escasas y ante todo, en cierto punto impredecibles.

Entendemos que algunos de estos matices pueden cambiar en las unidades de calle definitivas, de hecho rogamos que así sea, cosas tan sencillas como ajustar el zoom a una determinada focal, aún teniendo ajustes o paradas por pasos en el caso de Panasonic, ha sido un verdadera tortura, por no hablar de lo tremendamente impreciso del ajuste de WB automático, sobre todo para fuentes de iluminación de tungsteno (normal en la mayoría de cámaras, pero no de forma tan acusada).

En definitiva, para eso están los segmentos y las tipologías de producto, no pidamos peras al olmo, las dos son excelentes cámaras en su perfil, con un amplio número de ajustes y configuraciones posibles, para cosas más precisas... habrá que valorar otros dispositivos.

Metodología

A modo de instrucciones de uso, aportamos para mayor transparencia el "modus operandi" y contexto de nuestra prueba, así como algunos matices previos necesarios:

- Con la imprecisión del balance de blancos comentada, para evitar intervenciones en la exposición de la toma original, no hemos recalibrado mediante software de edición el punto blanco en ninguna de las cámaras, nos obstante esto nos habla, con mayor criterio y menos manipulación de la desviación original del mismo ajuste de WB para las dos cámaras, lo cual por supuesto también es un valor comparable.

- Como en otras ocasiones, el bodegón previsto incluye todo tipo de "maldades" que nos ayudan a exprimir al máximo los captores de ambos equipos, detalles pequeños, luces especulares, colores pautados técnicamente para medir el ruido electrónico, texturas varias y ante todo mucho contraste, recreamos bajo iluminación de estudio controlada una escena de casi 10 pasos de latitud, ambos sin contar las luces especulares fuera de registro y los negros totalmente empastados sin detalle.

- Sólo hemos incluido los valores en JPG de cámara en el formato de calidad más alto (FINE) ya que en análisis de los RAW de momento sólo se podría hacer con una de las cámaras analizadas.

- Incluimos en el apartado de la Sony RX100 varios modos de "ampliación del rango dinámico" (DR), así como en ligera subexposición, debido a las conclusiones extraídas tras el análisis de las tomas "a cero",  por ello incitamos a leerlas detenidamente para ubicar bien esta decisión

- Antes de tomar las imágenes definitivas, se ha calculado el cambio de profundidad de campo para cada relación de captor / diámetro de iris real de diafragma, por lo que en uno y otro caso, los valores de diafragma cambian ( evitando lo más posible la difracción, terrible en este campo de compactas) de manera tal, que compensando la exposición obtengamos la misma o muy cercana profundidad de campo. En algunos casos esto no es demasiado apreciable debido al alto procesado que incorporan los firmware de cada cámara, pero nosotros nos debemos al criterio más objetivo posible, que entendemos es este.

- Al ser resoluciones nativas totalmente distintas, mostramos como ya es criterio, el archivo al 100% nativo, intentando igualar las zonas comparadas so pena que la escala sea radicalmente diferente, muchas de las interpolaciones por software posibles convencionales para igualar la resolución de ambas cámaras, alterarían la relación de ruido electrónico visible, aparte que claro... nosotros compramos una cámara con una determinada cuantía de píxeles originales y no una versión alterada por software para que los parches de tal o cual comparativa se vean a la misma escala.

Después de estas pequeñas aclaraciones, podemos pasar a la siguiente fase.

Rendimiento Señal / Ruido


Pincha para acceder a la comparativa de señal/ruido



Conclusiones, datos y cifras

Partiendo de una talante asertivo, odiamos las opiniones polares que a veces se vierten por estos territorios virtuales, no creemos que exista algo bueno o malo de manera absoluta y normalmente es en los matices sutiles donde podemos extrapolar más información y una carga crítica constructiva.

Las dos cámaras, Panasonic LX7, Sony RX100, son gamas altas en terreno compacto, pero no menos cierto es que entendemos que los "target" de usuarios son ligeramente diferentes.

En Panasonic tenemos una extra luminosa óptica de desarrollo focal corto (24 - 90mm f/1.4 - 2.3, equivalente) para un captor CMOS de resolución efectiva de 10.1 MPX.

Por su parte Sony con su RX100 apuesta por una idea diferente, menos luminosidad para una óptica más normalizada, aunque de alto rendimiento, gracias en buena parte a una notoria compensación vía firmware (28 - 100mm f/1.8 - 4.9 equivalente) montado en un esquema de captor mucho más grande, de 1" pulgada de diagonal y 20.2 MPX efectivos.

Resumiendo y expandiendo a su vez estos conceptos, nos encontramos que por ejemplo la LX7 con una superficie de captor "entendible" de 5,58 x 7,44 mm, lo que representa un área final de  41,51 mm cuadrados daría una relación de megapíxeles por milímetro de 0,24 mm para esos 10.1 MPX que habitan en su superficie.

La RX100 aporta en su captor unas dimensiones finales de 8,9 x 13,2 mm, lo que supone un área de 117,46 mm cuadrados para los muy considerables 20.1 millones de píxeles que tiene, el calculo aproximado de megapíxeles por milímetro es de 0,1738.

Para contrastar todo esto, aportamos también los datos de lo que podría ser un captor de micro cuatro tercios actual, con unas dimensiones de 13x17,3 mm, un área de 225 mm cuadrados y una relación de megapíxeles por mm de 0,071 para 16 MPX efectivos.


Dos cámaras compactas de alta gama, dos elecciones...tan diferentes


Y bien, al abrigo y tras el análisis de la comparativa publicada, ¿Qué nos aporta este chorreo de datos en la práctica?

- El sistema de Sony se impone sobre Panasonic en relación de ruido y nitidez, manejando de manera excelente esos 20 millones de píxeles hasta los 1600 ISO ( recordemos, perfil de exigencia de cámara compacta) mientras que en el caso de Panasonic, el filtrado es demasiado fuerte y evidente, incluso en los valores más bajos de sensibilidad.

- El balance de blancos para el mismo ajuste de luces de incandescencia, es en las dos cámaras incorrecto, siendo la desviación totalmente antagónica entre una y otra, Panasonic muestra una tendencia claramente cálida, amarilla - naranja, mientras que el equipo de Sony desvía su dominante hacía los tonos más fríos, azul - violeta, estando las dos como decíamos desde el comienzo del artículo, bastante desviadas de la colorimetría original.

- Por contra, la LX7  otorga una latitud más fiel a la escena y mucho más amplia que la RX100, con registro de tono y textura en prácticamente los 10 pasos de latitud de la escena propuesta, aunque esto en el equipo de Sony tiene sus matices.

- Pensamos y entramos aquí en el complejo terreno de las elucubraciones, que el ajuste llamado DR en Sony, es más bien lo que podríamos llamar el modo normal en otras cámaras, dado que se ajusta bastante más a la latitud real de la escena, sin por ello aumentar el ruido presente en las áreas de sombra (como sería en un modo de ampliación electrónica de la latitud a través de modelar la curva interna del RAW de la captura).

De hecho es justo aquí donde hemos visto una mejora evidente respecto a su modo "OFF" que satura y contrasta en exceso la toma, como si de un modo "vívido" se tratase, algo que en parte siempre ha venido asociado a la estética de procesado de Sony desde tiempo atrás y que al parecer a muchos usuarios convence.

Para cerrar el círculo e intentar cuadrar mejor este argumento, hemos incluido en la comparativa una serie de tomas "DR ON" pero con una subexposición de dos tercios de diafragma. Aún con todo, seguimos opinando que la LX7 aporta mayor latitud, sin tener que enredar en menús o elucubrar nada...ahora si hablamos de nitidez o señal/ruido, la cosa cambia.

Como cierre, se nos antoja muy interesante a la vista de los resultados obtenidos la relación de tamaño de captor de 1" y la coherencia de tamaño entre cuerpo y óptica que impone, si le sumamos un eficaz firmware que incluso opere en los RAW (esos archivos que de crudo no tienen nada) las opciones de equipos posibles es realmente interesante... alguien recuerda la apuesta tan criticada de Nikon con su J1 y V1... a lo mejor las CSC micro cuatro tercios debieran mirar con mayor  temor hacia este sustrato que al APS-C, o quizás no, el tiempo nos dirá.

Última actualización el Miércoles, 08 de Agosto de 2012 15:00  

nuestros vídeos