Martes, 14 de Diciembre de 2010 08:39 Valentin Sama

Sony E 16 mm f/2,8: la Prueba

  • E-mail
  • Imprimir
  • PDF

Todo lo que –quizá– quiso Ud. saber acerca del Sony E 16 mm f/2,8 “Pancake”... y nadie le contó.
Ya a pocos días de la introducción de las nuevas Sony NEX 5 y NEX 3 (1), se comprobó que la calidad de imagen proporcionada por uno de los objetivos estrella ofrecido en kit con las cámaras, dejaba –cuando menos– mucho que desear. Ello se producía también con las unidades entregadas en exclusiva para su evaluación a medios determinados.
El caso afectaba al objetivo Sony E 16 mm f/2,8 “Pancake”. (2)


Ello hizo que pronto, nada menos que el propio “General Manager Digital Imagen Europe” de Sony, Mr. Tetsuya Numata se viese forzado a hacer unas declaraciones en el sentido de que: ...“Sony Japón ha detectado que todas las muestras de objetivos de 16 mm son en realidad muestras de preproducción y no ofrecen el rendimiento final del objetivo. El diseño ha sido modificado después de la fase de preproducción”...

No mucho después, se hicieron llegar muestras “definitivas” a alguno de esos medios –de nuevo en exclusiva– y si uno sabe leer entre líneas, podría llegar a la conclusión de que los “analistas” de esos medios se agarran a un clavo ardiendo para salvar la cara de Sony e intentar encontrar diferencias claramente favorables sin aportar datos cuantificables.

El tema nos pareció muy interesante  –en su momento lo llegamos a  reflejar en varias notas y artículos– y ahora estamos en disposición de ofrecer nuestros resultados de laboratorio, y por tanto una opinión fundamentada en datos contrastados.

La realidad es que –a las pocos días de la presentación, por nuestros propios canales, ya pudimos realizar una exhaustiva prueba técnica y de campo del Sony E 16 mm f/2,8 “Pancake”, de las mismas series de producción (¿o preproducción?) de las polémicas muestras más arriba comentadas.
La prudencia y seriedad de planteamientos nos ha hecho posponer la publicación de esos resultados hasta poder disponer de una unidad “de calle” del mismo objetivo. Para evitar dudas, hemos obtenido esa muestra también a través de nuestros propios canales, lo que significa que los resultados que ofrecemos obedecerán a los de una unidad tal como se llevará a su casa el usuario de una NEX tras adquirirla en una tienda, no a los ofrecidos por una unidad quizá escogida a mano por una firma fabricante.
Si no le hemos hecho antes ha sido por la sencilla causa de que –por alguna razón– no llegaban casi unidades de estos productos a los comercios especializados.

Sony NEX y Sony E 16 mm f/2,8 “Pancake”: planteamientos

En la PMA 2009 Sony preanunció su nuevo sistema NEX de cámaras mirrorless o EVIL, para –meses después– mostrar mockups en la nueva feria CP+ de Yokohama (11 de marzo de 2010), para finalmente, mostrar unidades de preproducción a determinados medios en la primera quincena de Mayo de 2010.




Desde un primer momento, Sony puso un énfasis especial en tres puntales de su nuevo sistema:

• Captor tamaño APS-C
• Tamaño muy pequeño de la cámara
• Precio agresivo

El planteamiento estaba muy claro: por un lado, Sony apuntaba a las posibles y ciertas ventajas (relación señal/ruido) de un captador de tamaño APS-C (3) frente al de las marcas iniciadoras del nuevo concepto EVIL, Panasonic y Olympus con su Micro Cuatro Tercios (4), y por otro se remataba ofreciendo un tamaño de cuerpo menor que el de Olympus y Panasonic sino también del de –a la sazón– las NX de Samsung.
En cuanto a este último aspecto nada se decía de los objetivos, que son de tamaño realmente desproporcionado con las cámaras NEX... pero eso es otra cuestión a la que ya nos tenían acostumbrados los diseños anteriores de determinadas cámaras de la firma.
Resulta importante conocer que el diseño de Sony para sus NEX es el que de más corta “flange distance” (FD), o distancia montura-plano focal parte por el momento para este tipo de cámara EVIL, lo que significa, ni más ni menos, que los objetivos han de quedar muy cerca del material fotosensible, en este caso el captor Sony de tamaño APS-C.

Para cualquier objetivo, la dificultad de “cubrir” con calidad de imagen adecuada, crece conforme lo hace la diagonal (por ende, el tamaño) del –en este caso– captor, y también conforme decrece la distancia al plano focal.
Este segundo factor se agrava con las focales cortas, y para ambos, la dificultad aumenta también con la luminosidad. Si además pretendemos crear un objetivo muy compacto, quizá un “Pancake”...la cuestión supone un reto realmente importante.

No lo tenía por tanto muy fácil Sony con este E 16 mm f/2,8 “Pancake”, que debe cubrir un formato APS-C a una FD de 18 mm con la luminosidad de f/2,8, en configuración ultracompacta o “Pancake” y además... reduciendo costes, pues ese es –o era– el tercer argumento de la firma en favor de su concepto.

Sony NEX y Sony E 16 mm f/2,8 “Pancake”: diseño y fabricante “misterioso”

¿Que es lo que sabemos acerca de este a priori simpático objetivo?
Poco, pues que nosotros sepamos, Sony no ha mostrado hasta la fecha ni su esquema óptico –solo sabemos que es un 5 elementos en 5 grupos– ni sus curvas MTF, ni el tipo de lentes –aesféricas, vidrios especiales– que pueda usar.
Y mucho menos el fabricante, si bien está claro que no es Carl Zeiss, pues de lo contrario bien que luciría en el frontal.
Al margen del numero de lentes y grupos, poco más conocemos aparte de su distancia mínima de enfoque.
Por nuestra parte, los intentos en recabar información técnica al respecto han resultado, hasta la fecha infructuosos.


Sony NEX y Sony E 16 mm f/2,8 “Pancake”: la Prueba

Hemos sometido a las dos muestras del pequeño, simpático y ligero objetivo de Sony no solo a extensas pruebas de campo, sino también –muy particularmente– a nuestras precisas y exigentes pruebas de laboratorio.
En este caso y dados los antecedentes, hemos puesto un especial énfasis en todo lo relacionado con verificar poder de resolución, distorsión, viñeteado, aberración cromática y contraste.
Y estos son los resultados.

Sony NEX y Sony E 16 mm f/2,8 “Pancake”: consideraciones tras la prueba

Sony E 16 mm f/2,8 "Pancake": Unidad de preproducción

Como puede verse a partir de los gráficos correspondientes, tanto a plena abertura como a f/4, el rendimiento es muy bajo en la esquina peor (rojo), fuera de lo aceptable para cualquier nivel de exigencia fotográfica,
Al margen de lo comentado acerca de ese rendimiento de imagen, el objetivo Sony E 16 mm f/2,8 “Pancake” de preproducción acusa una enorme diferencia de calidad de imagen para cada una de las cuatro esquinas del fotograma.
Ello suele deberse –debemos decirlo que no es la primera vez que lo vemos– a un mal centrado de las distintas lentes que componen un objetivo, bien durante el montaje de las mismas en el barrilete, bien durante su tallado o moldeado, bien por ambas razones.
Este objetivo utiliza lentes de diámetro muy pequeño y cualquier error de fabricación magnifica porcentualmente los malos resultados.



De hecho, hemos debido modificar nuestros esquemas habituales de gráficos de rendimiento en dos aspectos:
• Por un lado, reflejamos valores por separado para “la peor esquina” (P) y la “mejor esquina” (M)
• Por otro, hemos partido de unos valor mínimos de entre “1 y 10 líneas por milímetro”, pues de lo contrario no hubiésemos podido reflejar los resultados para esa peor esquina, sobre todo –como puede verse– para los valores de f/2,8 y f/4.

¿Cuánto mejoraría el rendimiento de la imagen si el objetivo hubiese estado bien centrado?
No resultaba fácil predecirlo con exactitud total, pero a la vista de los datos obtenidos, podría decirse que la calidad de la imagen sería algo menos mala en la esquina superior izquierda y algo mejor en la superior derecha, pero “se arreglaría” poca cosa: el mal centrado es uno de los problemas de los que adolece este objetivo, pero no el único: podría decirse que este Sony E 16 mm f/2,8 “Pancake” de preproducción venía lastrado por un rosario de aberraciones ópticas, tales como cromáticas, astigmatismo, coma, esfericidad, etc.
Procedía por tanto realizar una prueba sobre una unidad de producción....




Los acabados son no ya buenos sino excelentes...

Sony E 16 mm f/2,8 "Pancake": Unidad de producción

Resolución
Pensamos que los gráficos hablan por si mismos, y más en este caso que en ningún otro.
Lo que parece claro es que se trabajó a fondo sobre el problema, pues los resultados no solo son bien distintos, sino que ya pasan de lo inaceptable a lo aceptable, con esas casi 21 l/mm para la peor esquina a f/2,8. Podríamos decir que con este objetivo “ya se pueden hacer fotos”. Y sin embargo... no todo está resuelto.



Es cierto que el rendimiento de centro a las distintas esquinas es más homogéneo, pero aún así, existe una enorme diferencia entre la peor y la mejor de ellas –en una proporción de casi de dos a uno– sobre todo a las aberturas que van desde la máxima de f/2,8 a la de f/8 inclusive. Además, la mejor distribución en las esquinas se ha alcanzado en detrimento del valor en el centro (“Aberturas” en azul).
Las aberraciones ópticas visibles en la unidad de preproducción siguen presentes en la de producción y lo que parece que se ha mejorado es el centrado de las lentes, bien en su fabricación, bien en su montaje.



Distorsión
La distorsión del Sony E 16 mm f/2,8, es, también en la unidad de producción, apreciable, en acerico. El astigmatismo, muy presente en las esquinas, acentúa  por su parte el aspecto estético negativo de ese grado de distorsión.



Viñeteado
El viñeteado (imagen sobre el captor) es muy elevado y tiene un cierto efecto perverso en el caso del Sony E 16 mm f/2,8 y es que –al revés de lo que suele ocurrir– tiende a aumentar con el diafragmado.
En este sentido podemos comentar que hemos podido observar que –igualmente a diferencia de productos de otros fabricantes–  la Sony NEX opera constantemente a abertura de trabajo, si bien ello no debería tener mayor influencia sobre el citado efecto.
Sin embargo, la tiene sobre el ruido apreciable en el monitor durante los encuadres.



Hay que hacer constar que la forma y acabado de superficies de las palas de ese diafragma –una primorosa miniatura– son de calidad soberbia, lo mismo que el tratamiento antirreflejante.


Sony E 16 mm f/2,8 "Pancake": En la práctica

En uso en tomas reales, lo que se observa con este objetivo es una gran influencia de esas aberraciones poco corregidas sobre su capacidad de cobertura para el formato APS-C elegido por Sony para su sistema, y ello hasta cerrar su diafragma al menos a f/5,6.


Para esta sencila toma, realizada a f/2,8, el enfoque se realizó sobre los ladrillos del extremo derecho. El recuadro en rojo corresponde aproximadamente a las proporciones de un captor de Micro Cuatro Tercios. Puede observarse que el objetivo cubre –con calidad suficiente de imagen– poco más de ese formato, apreciablemente menor que el nativo APS-C de las NEX.



A f/5,6 las cosas cambian... para bien. Aunque esa esquina de arriba a la derecha...

Desde más de una plataforma se defiende este pobre rendimiento de cobertura bajo el planteamiento del precio comparativamente bajo de las cámaras NEX dotadas de ese objetivo en “kit”. (5)
No parece ser un argumento de recibo cuando Sony propone su sistema NEX precisamente utilizando para ello como uno de los aspectos fundamentales ...“la mayor calidad de imagen que ofrece el captor ˝de mayor tamaño˝ que es el APS-C”.... (se entiende que respecto al Micro Cuatro Tercios).
Otra cosa sería si se hubiese etiquetado este objetivo como un f/4... lo que sería más honesto.

Y sin embargo, las cámaras NEX montan el que hasta ahora ha demostrado ser el uno de los tres mejores captores APS-C en rendimiento RAW de todos los que existen en el mercado. Y “los otros dos”... ¡también los fabrica Sony!
Los captores APS-C montados en las muy recientes Alfa 55Pentax K5 y Nikon D7000 son los más brillantes de su categoría junto con el de las NEX y eso es algo que hay que destacar. Su rendimiento en relación señal/ruido y rango dinámico es superior al de los captores de los sistemas con los que deben competir las "mirrorless" de Sony.
No parece que la línea NEX vaya dirigida –de momento– al público más exigente de Sony, y quizá por eso todavía no se hayan decidido a ofrecer ópticas Carl Zeiss para ellas.
Sony parece ahora más concentrada en sus nuevos sistemas de espejos parcialmente espejados y quizá no esté por la labor de dedicar muchos recursos a la serie NEX.
Pero somos de la opinión de que –si desea mantenerlo en su catálogo– Sony debería revisar a fondo el diseño y producción de ese Sony E 16 mm f/2,8, pues hace flaco favor a sus NEX.


(1) 11 de Mayo de 2010
(2) Equivalente aproximadamente a un 24 mm
(3) 15,6 x 23,4 mm para una diagonal (formato 3:2 nativo) de 28,12 mm y una superficie de 365,04 mm2
(4) 13 x 17,3 mm para una diagonal (formato 4:3 nativo) de 21,63 mm y una superficie de 224,9 mm2

(5) A día de hoy, hemos podido chequear los siguientes precios:
Sony NEX 5 + 16 mm f/2,8: 580 €
Sony NEX 3 +16 mm f/2,8: 490 €
Olympus E-PL1 +14-42 mm f/3,5-5,6: 470 €
Panasonic GF1 + 14-42 mm f/3,5-5,6: 740 €

Presentación de las Sony NEX


 

nuestros vídeos