Apoqualia-G 35 mm f/1,4 de MS-Optics

Apoqualia-G 35 mm f/1,4 de MS-Optics

197
0
Compartir

Mr. Miyazaki Sadayasu, de MS-Optics, presenta su más reciente creación artesanal, el “Apoqualia-G 35 mm f/1,4” en montura Leica-M, codificada a 6 bit.

Como ya saben nuestros lectores, Miyazaki San es un creador japonés que en su pequeño taller diseña y monta ópticas totalmente apartadas de lo que los grandes fabricantes suelen hacer.

Objetivo Apoqualia-G 35 mm f/1,4 con parasol y tapa

El Apoqualia-G 35 mm f/1,4 con parasol y tapa frontal. Al estar apoyado sobre una tapa Leica posterior de objetivo, nos hacemos idea de su pequeño tamaño. Imagen © Japan Camera Hunter

Por lo general, sus ópticas son para montura Leica-M y por lo tanto fácilmente adaptables para las cámaras Sony de la serie A7. Otros rasgos característicos de esas ópticas son el pequeño tamaño, combinaciones poco frecuentes de focal y luminosidad –con énfasis en focales estándar y cortas– y sobre todo, mucho “carácter”.

Con ello se quiere decir que Miyazaki San huye del empleo de lentes aesféricas y elementos flotantes, optando por variaciones modernas sobre diseños clásicos, con un numero no excesivo de lentes, pero empleando vidrios ópticos modernos –con un índice de refracción muy elevado de al menos 1.8 o superior para todas las lentes– y los mejores revestimientos y diafragmas de precisión de elevado numero de palas: 12 en este caso. Ello hace que sus ópticas conserven aberraciones residuales “clásicas”, tales como curvatura de campo y coma, que pueden dejarse controlar mediante diafragmado, con la consecuencia de un bokeh y flare muy distintos a lo que pueden ofrecer las frías ópticas que emplean los elementos aesféricos especiales antes comentados.

Objetivo Apoqualia-G 35 mm f/1,4 montado sobre una Leica-MEl Apoqualia-G 35 mm f/1,4 montado sobre una Leica-M.  © Japan Camera Hunter

El Apoqualia-G 35 mm f/1,4 obedece a un diseño de tipo Gauss, con 6 lentes distribuidas en 4 grupos, para unos parámetros reales de 35,9 mm de focal y una luminosidad de f/1,47.
Todo ello lo consigue montar en un barrilete  de aleación de aluminio de Ø 49,5 mm para una longitud de tan solo 23 mm y un peso de 90 gramos (115 gramos con parasol), con montura Leica-M codificada a 6 bit, con lo que puede transmitir datos acerca de viñeteo y corrección de color para las esquinas con cuerpos Leica-M digitales compatibles (*). La rosca para filtros es de Ø 37 mm.

La distancia mínima de enfoque con el acople telemétrico en las Leica-M es de 85 cm, pero la helicoidal “da” aproximadamente para hasta 55 cm en cámaras con “focus peaking” como muchas “mirrorless”. Lógicamente, el Apoqualia-G 35 mm f/1,4 cubre el fotograma de 24×36 mm y sobre una APS-C como las Fujifilm de la serie X equivaldría aproximadamente a un 50 mm f/1,4 y sobre una Micro Cuatro Tercios a un muy interesante y minúsculo 70 mm f/1,4 (**)
Uno de los aspectos más curiosos de las creaciones de Mr. Miyazaki, es que ofrece sus ópticas con una amplia información acerca de su comportamiento, incluyendo curvas MTF.

Objetivo Apoqualia-G 35 mm f/1,4; hoja de características© MS-Optics [Hacer clic para ampliar]
El texto en japonés aparece traducido lo más aproximadamente posible abajo por gentileza de Japan Camera Hunter. Para analizar las curvas MTF puede resultar útil leer primero nuestra guía al respecto. No obstante, en los dibujos a mano de Mr. Miyazaki podemos ver tres gráficos de curvas MTF, una para f/1,4, una segunda para f/2,8 y la tercera para f/5,6. En el eje horizontal vemos valores para Ø 20 mm, para el formato APS-C y para Ø 38 mm que corresponde al formato 24×36 mm. Simplificando diremos que el valor o punto cero (no figura, pero hablamos del extremo izquierdo del eje horizontal) corresponde al centro del fotograma y el extremo derecho a las esquinas del mismo.
En el eje vertical vemos valores para 10, 20 y 40 ciclos. Los dos primeros nos hablarían fundamentalmente del nivel de contraste de la imagen brindada por el objetivo al tiempo que el de 40 ciclos nos habla de la nitidez o resolución. Los otros gráficos nos hablan de parámetros tales como astigmatismo y distorsión.
Así, por tanto, pueden verse reflejados en las curvas MTF los comentarios de Miyazaki San de más abajo.

Así, se nos dice:

“A la apertura máxima de f/1,4 en un Ø de 15 mm central, la imagen ofrece mínimo flare y buen contraste. Más allá de este área –y a ese valor de f/1,4, el flare aumenta hacia las esquinas. Al tolerar cierto grado de curvatura de campo al tiempo que se minimiza el astigmatismo que supone la separación entre las curvas tangencial y sagital (SM), se obtienen bellas formas de bokeh y flare, con transiciones mínimas. El flare desaparece para un Ø de 25 mm central ya para f/1,7 y en el Ø de 30 mm central para f/2. Las aberraciones cromáticas y desplazamientos de color debidas al aumento, están  tan bien controladas que se puede afirmar que lo están a nivel apocromático.

Con este objetivo, los usuarios pueden disfrutar controlando la calidad de imagen, algo que no puede hacerse con los moderno objetivos de hoy en día. El usuario puede experimentar el encanto de estas características especialmente en las distancias de enfoque relativamente cortas –como por ejemplo para retrato– a aberturas de diafragma de entre f/1,4 y f/2,4. Una vez que se cierra el diafragma entre f/2,8 y f/5,6, la resolución aumenta de forma intensa y las aberraciones cromáticas resultan minimizadas. Por otra parte, el diseño simple de 4 grupos a partir de seis lentes –com multirrevestimientos en todas y cada una de las 8 superficies libres– permiten reproducir el color propio de los sujetos de forma fiel.

Los objetivos modernos de focal corta y alta luminosidad se han hecho hipertróficos (***) y ofrecen un rendimiento muy alto merced al empleo de lentes aesféricas y diseños retrofoco, pro carecen de la capacidad de variar la calidad de imagen jugando com el diafragma. En mi opinión, esos objetivos son meramente lentes copia [unos de otros] sin ningún carácter. La personalidad de un objetivo se fundamenta en sus aberraciones residuales, y este Apoqualia-G 35 mm f/1,4 nace del deseo de diseñar un objetivo que haga un bello compendio de esas aberraciones, de una forma tal que pueda ser alterado manualmente [mediante diafragmado].”

Objetivo Apoqualia-G 35 mm f/1,4

El Apoqualia-G 35 mm f/1,4, muestra sus escalas de ajuste, incluyendo una detallada de profundidad de campo. © Japan Camera Hunter

Construcción artesanal en series cortas

Tal como hemos avanzado, el Apoqualia-G 35 mm f/1,4 se produce manualmente en series cortas, por lo que existe una cierta lista de espera. Se comercializa a través de Japan Camera Hunter, de Tokyo a un precio de 130.000 yenes, que son aproximadamente 975 €.

Ver: MS-Optics Perar 21 mm f/4,5 MC Super-Wide Triplet
Ver: MS-Optics Super Triplet Perar 24 mm f/4
Ver: MS-Optics Super Triplet Perar 28 mm f/4


(*) Codificación a 6 bit
(**) Mediante adaptadores
(***) El objetivo Leica Summilux-M 35 mm f/1,4 Asph. tiene unos parámetros físicos de Ø 56 mm x 46,2 mm para 320 gramos (versión de aluminio), sigue un esquema de nueve lentes en cinco grupos, y tiene un precio de 4.300 €

No hay comentarios