Compartir

En anteriores artículos hemos hecho referencias a la importancia de la resolución, la luminosidad, el contraste, el igualado de color, los reflejos internos, el enfoque cercano, la respiración, el diseño de los elementos y la geometría de las ópticas a la hora de evaluarlas para cada proyecto. A continuación proseguiremos analizando qué otras características son esenciales para llevar a buen término dicha tarea.

Óptica Angénieux 44-440mm A2S T4.5
Óptica Angénieux 44-440mm A2S T4.5

Aberración cromática

¿La óptica consigue enfocar a la misma distancia el registro de los tres colores básicos –rojo, verde y azul– sin exhibir halos de color? ¿Está corregida la aberración cromática en ese objetivo? Las ópticas capturan la luz de entrada y la redirigen hacia el plano del sensor para registrarla. Durante ese proceso, los elementos pueden actuar como prismas y separar las longitudes de onda de los colores. Como resultado aparecen los halos a los que acabamos de hacer referencia, sobre todo en imágenes de alto contraste. Los grandes angulares deben redirigir los rayos de luz –con ángulos de incidencia muy pronunciados sobre el plano del sensor– sin permitir ese fenómeno, evitando la aberración cromática.

Aberración cromática en forma de halos de color en las velas en una escena de "Barry Lyndon" (Stanley Kubrick, 1975)
Aberración cromática en forma de halos de color en las velas en una escena de “Barry Lyndon” (Stanley Kubrick, 1975)

xeen-banner_insider

Bokeh

¿Cuáles son las características del desenfoque de la óptica? ¿Resulta posible detectar la forma específica de la abertura del diafragma del objetivo en las zonas de altas luces con mucho contraste? ¿El desenfoque de los objetos es suave y progresivo? ¿Las modificaciones de la profundidad de campo son agradables a lo largo de todo el rango de aperturas? Las ópticas con idéntica construcción y numero de palas de diafragma proporcionan las mismas características de desenfoque cuando se igualan sus aperturas. Un juego de objetivos en el cual uno de ellos tiene un ensamblaje del diafragma de forma triangular, otro de forma hexagonal, otro de forma octogonal y otro con doce palas producirá unos desenfoques muy distintos entre toma y toma.

Michael Chapman, ASC, supo sacar mucho partido de las peculiares características del bokeh de las ópticas Zeiss Super Speed que empleó en "Taxi Driver" (Martin Scorsese, 1976)
Michael Chapman, ASC, supo sacar mucho partido de las peculiares características del bokeh de las ópticas Zeiss Super Speed que empleó en “Taxi Driver” (Martin Scorsese, 1976)

El concepto de bokeh es uno de los que más se malinterpreta en referencia a las ópticas. El término no se acuñó con respecto a su uso fotográfico hasta 1997, una fecha muy reciente. Proviene de la palabra japonesa boke que significa borroso o nebuloso. Se pronuncia tal cual se lee en español, algo que no está de más recordar –con cariño– a todas aquellas personas que insisten en pronunciarlo como si estuvieran catando vinos –dejemos el bouquet a los sumilleres y a los enólogos, por favor–. En las últimas décadas, mucha gente ha simplificado su significado para referirse a cómo se representa la forma del diafragma en los puntos de luz desenfocados de una imagen, tales como las luces de las farolas de una ciudad por la noche, por ejemplo. No obstante, este no es más que un aspecto menor del bokeh.

George Richmond, lleva hasta el extremo la tosquedad del bokeh de las ópticas anamórficas Vantage Hawk V-Lite Vintage'74 para homenajear el aspecto de las películas más caricaturescas de la serie Bond de finales de los 60 y de toda la década de los años 70 en "Kingsman: Servicio Secreto" (Matthew Vaughn, 2014)
George Richmond, lleva hasta el extremo la tosquedad del bokeh de las ópticas anamórficas Vantage Hawk V-Lite Vintage’74 para homenajear el aspecto de las películas más caricaturescas de la serie Bond de finales de los 60 y de toda la década de los años 70 en “Kingsman: Servicio Secreto” (Matthew Vaughn, 2014)

Lo que define al bokeh de una óptica es la representación que se obtiene con ella de las porciones desenfocadas de la imagen. A la hora de reproducir un espacio tridimensional en el campo bidimensional de un soporte fotográfico, es posible que resulte aparente la ruta que la luz recorre al atravesar los elementos del objetivo. Cuando los elementos del encuadre se desplazan fuera de foco –es decir, se alejan del centro del eje tridimensional Z de la imagen– también lo hacen con respecto a la parte central del encuadre –los centros de los dos ejes bidimensionales X e Y–. En ese caso, la distancia del eje Z puede comenzar a interactuar con las distancias de los ejes X e Y, provocando una curvatura de tal imagen. El efecto visual resultante es la generación de una reproducción de la imagen esférica o parecida a un túnel cuando progresa desde el plano de enfoque. Cuanto más pronunciado es este efecto más tosco es el bokeh. Cuanto mejor corregido está este fenómeno más se minimiza el efecto de redondeado, reproduciendo un campo más plano mientras la imagen cambia de enfoque.

Christopher Doyle escoge el suave bokeh de las ópticas Cooke para obtener el aspecto visual onírico e idealizado de "Hero" (Yimou Zhang, 2002)
Christopher Doyle escoge el suave bokeh de las ópticas Cooke para obtener el aspecto visual onírico e idealizado de “Hero” (Yimou Zhang, 2002)

El hecho de que el bokeh sea más o menos tosco o refinado no se traduce en la existencia de un “bokeh bueno” y un “bokeh malo”, ya que entramos en el universo de las preferencias personales. Lo que para algunos puede ser un artefacto es artístico para otros.

Planitud de campo / uniformidad a través de todo el rango de aberturas

¿Se produce una caída antinatural de la exposición según nos aproximamos a las esquinas del encuadre? ¿El círculo de luminosidad se comporta de manera diferente según cambiamos de abertura? ¿La cantidad de luz se registra de manera uniforme del centro a las esquinas?

El viñeteo está claramente presente en esta imagen de "Las uvas de la ira" (John Ford, 1940), película que cuenta con una fotografía excepcional de Gregg Toland, ASC
El viñeteo está claramente presente en esta imagen de “Las uvas de la ira” (John Ford, 1940), película que cuenta con una fotografía excepcional de Gregg Toland, ASC

Durante el proceso de diseño, los fabricantes intentan reducir la falta de uniformidad en el campo de iluminación de una óptica tanto como les sea posible. Sin embargo, todas las ópticas presentan viñeteo en alguna medida. La corrección de este fenómeno es más importante en el cine que en la fotografía. El motivo es que resulta mucho más notorio cuando se realizan panorámicas horizontales o verticales o en los movimientos de dolly. Las leyes de reflexión y refracción establecen que cuando la luz choca contra una óptica sin revestimientos desde un ángulo de incidencia perpendicular, aproximadamente un 5% de la luz rebotará en cada superficie reflexiva de vidrio y el 95% restante en ese momento continuará hasta la siguiente superficie de dicha óptica. Cuantas más superficies de vidrio a aire haya en el interior de un objetivo mayor será el efecto de pérdida de la intensidad de la luz en cascada. Este cálculo sólo es válido para la luz que entra perpendicularmente con respecto al primer elemento frontal.

Comparativa del porcentaje de luz que se transmite en ópticas Cooke con y sin revestimientos.
Comparativa del porcentaje de luz que se transmite en ópticas Cooke con y sin revestimientos.

Los grandes angulares se fabrican para aceptar la entrada de rayos de luz desde amplios campos de visión. La luz que entra en la óptica desde la periferia del campo de visión se transmite a través de un ángulo de incidencia/reflexión creciente. Cuando ese ángulo se incrementa con respecto a la perpendicular también lo hace la cantidad de luz que se refleja en todas las otras superficies internas de vidrio. Al aumentar la refracción desde el centro del encuadre a los bordes la transmisión de luz disminuye de manera acorde. La consecuencia lógica en la aparición del viñeteo.

Compartir
Julio Gómez
Formador y beta tester especializado en cinematografía digital y profesor de dirección de fotografía en la ECAM. Ha colaborado con marcas como ARRI, Canon, Dedolight, Kinoflo, Sony, Panasonic, Apple, etc. Vive la mayor parte del tiempo a bordo de trenes o aviones y es un enfermo de tal calibre que DISFRUTA de ello. Una indicación clara del deterioro de su salud mental.

No hay comentarios

Dejar una respuesta