Instax Mini 90 Neo Classic – Magia y emoción

Instax Mini 90 Neo Classic – Magia y emoción

546
0
Compartir

En un mundo dominado por el pixel y el byte Fujifilm acaba de comercializar en España la Instax Mini 90 Neo Classic. Aunque hace unos años la decadencia de Polaroid parecía pronosticar la extinción total de la fotografía instantánea, la aparición de nuevos modelos como éste manifiesta que no todo está perdido y que la instantánea sobrevive, e incluso se hace más fuerte.

 

 


En posición de toma. La Instax Mini 90 Nweo Classic, enfoca de infinito a 30 cm © Albedo Media, S.L.

Además de los nostálgicos, que aún quedan unos cuantos, ciertas modas y tendencias se han propuesto recuperar la fotografía analógica, defendiendo su naturalidad y su estética retro. Y dentro de la fotografía analógica el mayor exponente de naturalidad y frescura ha sido siempre la instantánea.


Sobre el dorso se agrupan los botones de ajuste, servidos por un panel LCD © Albedo Media, S.L.

Con un diseño noventero que le confiere un aspecto algo más serio y elegante que el de su predecesora, la Mini 25, la Instax Mini 90 cuenta con mejoras sustanciales que hacen más cómodo su manejo y amplían las posibilidades creativas con respecto a la fotografía instantánea clásica.

Concebida por defecto para tomas verticales, la Instax Mini 90 Neo Classic ofrece dos disparadores © Albedo Media, S.L.

Como los modelos anteriores de la serie Instax, incorpora temporizador y dos disparadores, uno delantero  y otro lateral, para poder tomar tanto fotos horizontales como verticales con total comodidad. La precisión del visor sigue sin estar demasiado lograda, lo que puede dificultar determinados encuadres, debido al paralaje según distancias de toma.

La cámara viene equipada con un flash de potencia regulable que sobre todo da muy buenos resultados a la hora de realizar retratos en interiores o en ambientes poco iluminados.

Pronto se hace uno con el manejo secuencial de los pulsadores que ofrecen opciones de control generosas para lo habitual en este tipo de cámara. © Albedo Media, S.L.

El tiempo de obturación es ajustable hasta 1/400 de segundo y podemos adaptar el brillo a la luminosidad que queramos darle a la toma, disponiendo de tres opciones, D para clave baja, L para intermedia o L+ para clave alta.

También cuenta con cuatro modos básicos de disparo: un modo macro, aconsejable para primeros planos a una distancia entre 30 y 60 cm, modo “fiesta” que ajusta el flash a la luminosidad de la escena, un modo “niños” con alta velocidad de obturación y un modo “paisaje” que aporta mayor nitidez en largas distancias.


Explorando las posibilidades del nuevo modo “B”… © Nerea de Cos

Una de las novedades más atractivas que incorpora este modelo es el modo B, con el que se pueden realizar exposiciones de hasta 10 segundos. Gracias a su rosca normalizada, la cámara se puede acoplar a cualquier trípode y así podremos captar movimientos de luz, ponernos creativos con un light painting o simplemente captar escenas con bajas condiciones lumínicas.


© Nerea de Cos

© Nerea de Cos
© Nerea de Cos

La segunda de estas novedades que sin duda dará mucho juego a quienes les guste experimentar es el modo doble exposición. Nada que ver con los malabarismos que había que hacer para conseguir exposiciones múltiples con las antiguas Polaroid, este modo es de lo más sencillo y en dos clics pueden obtenerse resultados sorprendentes.

Las indicaciones para la correcta inserción de la nueva batería recargable de litio no pueden ser más claras. © Albedo Media, S.L.

Otra de las importantes mejoras que podemos encontrar con respecto a sus predecesoras es la sustitución de las poco prácticas y nada económicas pilas fungibles de litio por una batería recargable. En estado de plena carga, la batería supuestamente permite tomar hasta 100 fotos. No podemos corroborarlo, pero tras una semana de pruebas podemos afirmar que al menos 20 fotos se pueden tomar sin que el indicador de carga se inmute.


El cartucho es el Instax Mini estándar y se carga con facilidad © Albedo Media, S.L.

Las cargas de película compatibles son las de la serie Instax mini, de tamaño 5’8 x 9 cm. Aunque la cámara resulta relativamente barata (unos 160€) el precio de la película sigue siendo el mayor impedimento para que las instantáneas acaben de triunfar en el mercado como dispositivos prácticos de uso frecuente  y no como simples piezas de coleccionismo.


Ambas, © Nerea de Cos

En definitiva, la Instax Mini 90 Neo Classic  es una cámara sencilla pero valiente que hará las delicias de quienes aún disfrutan de esa espontaneidad que posee la fotografía instantánea, ese misterio, esa emoción que te recorre mientras observas la foto en blanco y ves como poco a poco se definen las formas y los colores como por arte de magia.


© Nerea de Cos
© Nerea de Cos

 

 

Compartir
Nerea de Cos
Analógica y orgánica. Desde su aterrizaje en Madrid flotará entre los mundos de la música y el cine, para encontrar tierra firme en el campo de la imagen, donde desempeña su práctica artística y analítica. Actualmente ejerce como fotógrafa y diseñadora freelance, compaginando su trabajo con el desarrollo de su obra personal, expuesta en diversos espacios artísticos nacionales.

No hay comentarios