Fujifilm_XT1_768x90
Jueves, 10 de Mayo de 2012 21:00 Valentin Sama

Leica M Monochrom

  • E-mail
  • Imprimir
  • PDF

Leica presenta hoy uno de esos productos emblemáticos, que sólo una firma con su carisma se puede atrever a comercializar: la nueva Leica M Monochrom, una telemétrica dentro de su línea clásica “M”, pero dotada de un sensor especial exclusivamente para blanco y negro.




El sensor, en el formato original Leica de 24 x 36 mm, ofrece una resolución de 18 megapíxeles y puesto que está libre de la pauta Bayer RGB, cada uno de sus fotodiodos o píxeles almacena valores de luminancia reales para cada uno de los puntos de la imagen resuelta.
Pronto surgirán sabrosas discusiones acerca de la resolución real “equivalente” de este nuevo sensor en relación a uno de color según la pauta Bayer, pero si además añadimos que el sensor, al igual que en otros modelos de Leica, prescinde también del filtro de paso bajo, cabe esperar una alta calidad de imagen.
Los responsables hablan de imágenes “significativamente más nítidas” que las ofrecidas por un sensor sensible al color, y desde el punto de vista de los más expertos consultados, este sensor podría ser equivalente en capacidad descriptiva de la imagen a uno de aproximdamente 38 Mpx.
En cuanto a la franja del espectro a registrar, se ha dotado al captor de un filtro infrarrojo que corta hasta los 700 nanómetros y por lo tanto justo hasta el espectro visible.

De esta forma, la Leica M Monochrom se convierte en la primera cámara digital de la historia exclusivamente para blanco y negro dotada de sensor de 24 x 36 mm, eso que vienen en llamar “full frame”, o más concretamente, en este caso, de 23,9 x 35,8 mm. No se hace referencia a si se trata de un CCD o un CMOS, pero es probable que el diseño original sea de Kodak, de antes de vender su división de sensores a Platinum Equity/Truesense Imaging.
En cuanto a sensibilidades se habla de una escala de 320-10.000 ISO, con un valor subforzado de 160 ISO. Parece evidente que al evitar los filtros de color RGB sobre los fotodiodos se ha conseguido un mayor aprovechamiento de los fotones, siendo la ganancia de entre uno o dos pasos respecto al sensor de color.
Los archivos generados son de aproximadamente 36 Mb en DNG sin compresión y de entre 2 y 10 Mb para los JPEG.




En cuanto a la estética, se ha llevado “lo esencial” al límite: de momento la cámara estará disponible solo en acabado negro mate, sin disco rojo “Leica” en parte alguna, ni identificación claramente visible: solo un discreto grabado en la zapata portaaccesorios hará referencia al modelo.


No deben temer los posibles interesados en la M Monochrom: "lo esencial" no ha llegado a eliminar el monitor posterior para el control de las imágenes, que es un LCD TFT con vidrio de zafiro, siendo su resolución de 230 Kpx. Ahora bien, al no tener que emplear tres puntos (RGB) para la representación de cada punto de imagen, es probable que la resolución visual de la imagen sea muy superior a lo esperado.

Podemos resaltar un detalle que nos parece muy interesante: el histograma ofrecerá la información a partir de los datos en bruto (RAW), sin verse mediatizados por la compresión JPEG como suele ser el caso, por lo que sus indicaciones serán mucho más fieles para los fotógrafos expertos que se supone son en público objetivo (“Target”) de este modelo. Los avisos de sobre o subexposición configurables por el usuario permitirán un control muy fino a la hora de “colocar” valores de la escena.

Un detalle adicional, pero ya hablando de JPEG, es que pueden seleccionarse “virados” a sepia, tono frío o selenio.
A la hora de hacer impresiones, si se desea, podrán hacerse en nuestra propia impresora inkjet, o en un laboratorio profesional, bien en Lambda bien en inkjet.
Leica ha dado un paso más en este sentido, y ofrecerá a los usuarios de la M Monochrom, un enlace especial al laboratorio alemán especializado “Whitewall” a fin de poder obtener copias y ampliaciones sobre papel baritado, entendemos que inkjet.

Para que los poseedores de la Leica M Monochrom puedan disfrutar aún más del concepto “monocromo”, la cámara viene acompañada (*) no solo del software Adobe Photoshop Lightroom, sino también del Silver Efex Pro 2, un soporte lógico para procesado de imágenes en blanco y negro, con herramientas inspiradas en el cuarto oscuro tradicional, y con capacidad para emular hasta 20 tipos diferentes de película B/N, en lo que respecta a grano escala tonal, etc. No es “lo mismo”, pero...
(*) Descarga online tras registro



Una observación importante: la Leica M Monochrom monta aquí el nuevo APO-Summicron-M 50 mm f/2 ASPH. presentado simultáneamente


Por lo demás, la Leica M Monochrom, es una Leica M “de pura cepa”, que ofrece un conjunto de “hardware” muy similar al de una Leica M9-P:

• Visor telemétrico con aumento 0,68x, con pares de marcos luminosos de 28/90 mm, 35/135 mm, y 50/75 mm, con la lógica compensación de paralaje
• Medición TTL ponderada al centro (dependiente de abertura de trabajo)
• Modos de exposición manual y de automatismo a prioridad de abertura
• Compatible directamente con objetivos Leica M entre 16 mm y 135 mm
• Montura de bayoneta codificada a 6 bits
• Compatible con infinidad de objetivos de bayoneta hasta 1954, y otros muchos de rosca mediante adaptador
• Obturación planofocal controlada electrónicamente entre 1/4.000 de segundo y 8, 32 o 240 segundos según modo de exposición
• Montaje motorizado de la obturación con capacidad de hasta 2 f.p.s. hasta 8 imágenes
• Tarjetas SD hasta 2 Gb y SDHC hasta 32 Gb
• Cuerpo enteramente metálico (139 x 37 x 80 mm para 600 gramos)
• Alimentación por batería de 3,7 voltios y 1.900 mAh.

El precio y la disponibilidad no están fijados en este momento de levantarse el embargo de información.

Actualización: el precio podría situarse en el entorno de los 7.500 €, dependiendo del momento exacto de su comercialización

Los productos Leica son distribuidos en España por DiseFoto, S.A.




Última actualización el Domingo, 13 de Mayo de 2012 10:51  
Nuart-Digital
MovolColor

nuestros vídeos